Existe un cambio en el comportamiento del consumo por la pandemia, hoy todo está focalizado en la salud y la seguridad. A medida de que el consumidor comenzó a tomar confianza en el comercio electrónico, éste ha tenido un crecimiento exponencial, señala vicepresidente senior de Servicios de Pagos de Latinoamérica para Evertec, José Abbiatti.

En entrevista, Abbiatti explica que el uso del e-commerce se adelantó debido a la pandemia, ya que este proceso tomó menos de tres años. Muestra de esto es que 13 millones de personas usaron por primera vez su tarjeta para hacer una compra online, de acuerdo con VISA.

Sigue la información sobre la economía y el mundo de los negocios en Forbes Centroamérica

“Lo positivo el comercio electrónico fue un ganador en este contexto”, expone el vicepresidente senior de Servicios de Pagos de Latinoamérica para Evertec.

No obstante, Abbiatti reconoce que su uso también trajo desventajas como el robo de información. Se estima que el fraude de comercio electrónico ascienda a 12,000 millones de dólares a finales de 2020, payment.com.

De hecho, según datos de una encuesta realizada por ESET durante el último mes, el 72% de los usuarios opinó que los negocios no estaban preparados para realizar la transición a plataformas digitales y el 83% opinó que el apuro por necesitar adaptarse a las ventas online vino acompañado por un mayor riesgo para la seguridad de los usuarios.

Asimismo, el 76% de los encuestados considera que la filtración de datos personales de los clientes es el principal peligro que enfrentan los usuarios para realizar compras online.

A pesar de este contexto, vicepresidente ejecutivo de Servicios de Pago de Latinoamérica de Evertec, Rodrigo del Castillo, reconoce que hay un retraso en el uso de pagos electrónicos, pero lo pandemia ha hecho que esto se acelere y que las personas tengan la necesidad de bancarizarse y utilizar estos medios.

En este mismo sentido, Del Castillo expuso que es necesario que los usuarios, comercios e instituciones bancarias encuentren una forma de transancción que no sea fraudulenta, para que al final del día el cliente pueda estar tranquilo al comprar un bien o servicio.

De acuerdo con los casos que repasado y analizado por ESET, las estafas y ataques en torno a las compras en línea se dan por un lado en grandes plataformas conocidas, como MercadoLibre, pero también en tiendas online creadas por empresas y emprendedores. Por otra parte, el escenario quedó abierto al uso de tecnologías alternativas, como el uso de WhatsApp o redes sociales para comprar y vender.

Síguenos en Google Noticias para mantenerte siempre informado

Ambos directivos de Evertec coincidieron que es necesario que las empresas destinen recursos para la protección de sus datos ante posibles ciberataques. Además, consideraron que la implementación de herramientas de protección cada día va creciendo más, dado que la industria del fraude crece a pasos agigantados, debido a que esta creció entre 30 y 40% respecto a 2019.