EFE.- Iberoamérica pidió este lunes “financiación urgente” a la comunidad internacional para “afrontar” los efectos de la pandemia de la covid-19 en la región, así como una “respuesta global y coordinada, solidaria y mancomunada que enfrente el gran reto de la recuperación inclusiva y resiliente” de la economía de los países.

En una reunión extraordinaria de ministros de Asuntos Exteriores celebrada de manera telemática, los cancilleres hicieron un llamado a los organismos multilaterales de financiamiento para el desarrollo, informó la Secretaría General Iberoamericana (Segib) en un comunicado.

Sigue la información sobre la economía y el mundo de los negocios en Forbes Centroamérica

Además se solicitó apoyo a las “agencias, fondos y programas” de Naciones Unidas de los sectores “económico, social y sanitario”, así como a los organismos del ámbito “internacional, regional y subregional” de América Latina y El Caribe.

Los países iberoamericanos demandaron esta ayuda de forma que la comunidad internacional “siga apoyando a los países en desarrollo, incluyendo los mal denominados de renta media, a la hora de enfrentar los efectos de esta crisis humanitaria y socioeconómica”.

TRABAJAR DE FORMA CONJUNTA PARA ENFRENTAR LA PANDEMIA

La pandemia deja ya cerca de medio millón de víctimas por coronavirus en la región y la XXVII Cumbre Iberoamericana, que iba a celebrarse esta semana en Andorra, país organizador, tuvo que ser pospuesta a abril de 2021.

La reunión de hoy concluyó con una declaración de la Presidencia” andorrana, aprobada por los países, en la que la región expresa la voluntad de “trabajar de forma conjunta en la búsqueda de soluciones innovadoras que permitan” a los Estados “superar los efectos de la grave crisis sanitaria global producida por la pandemia del coronavirus”, según el comunicado.

Desde que la Organización Mundial de la Salud (OMS) declaró la pandemia en marzo, los países iberoamericanos han compartido experiencias, posibles tratamientos y conocimientos en varias reuniones telemáticas.

En esa línea, los titulares de Exteriores destacaron la “importancia del fortalecimiento de sistemas universales de salud, protección social y seguridad en el trabajo con un enfoque preventivo”.

A su vez, quisieron reconocer la labor de la Red de Autoridades en Medicamentos de Iberoamérica (EAMI), la Red Iberoamericana Ministerial de Aprendizaje e Investigación en Salud (RIMAIS) y los ministerios de Salud.

Alabaron su trabajo “en el intercambio de información sobre tratamientos y medicamentos contra la COVID-19” y “recomendaron seguir fortaleciendo sus capacidades institucionales y los espacios de cooperación para enfrentar situaciones como la actual”.

Le puede interesar: CEIB, UCCI y FIJE firman memorando de entendimiento para colaborar en áreas de interés común para Iberoamérica

FORTALECER LOS ORGANISMOS DE FINANCIACIÓN INTERNACIONAL

Según recoge la declaración aprobada, la región considera que los organismos de financiación internacional “deben ser fortalecidos para lograr un mayor impacto y así poder contribuir de forma decidida, transparente y eficiente al desarrollo sostenible”.

En ese sentido, subrayaron la necesidad de que éstos presten atención “en particular” a los países en desarrollo “a través del acceso justo, inclusivo y equitativo a mecanismos novedosos y efectivos de financiación”.

Por otro lado, la declaración insiste en el “impacto diferenciado y desproporcionado” de la crisis sanitaria en las mujeres y valora los “esfuerzos” de Segib y ONU Mujeres “para promover leyes y marcos regulatorios que garanticen la autonomía y el empoderamiento económico de las mujeres en Iberoamérica”.

UNA CUMBRE ATÍPICA EN UN AÑO DONDE LA COOPERACIÓN FUE MÁS IMPORTANTE QUE NUNCA

Pese a que el impacto del coronavirus se profundiza a ambos lados del Atlántico, la sede de la XXVII Cumbre Iberoamericana permanece con la intención de celebrarse de manera presencial.

En caso de que finalmente no pudiera hacerse bajo ese formato, sería la primera vez que, en sus casi 30 años de historia, los jefes de Estado de la región tuvieran que verse en una cumbre de manera telemática.

Más allá del formato que tenga la reunión, la secretaria general iberoamericana, Rebeca Grynspan, quiso destacar el poder de adaptación de la Conferencia Iberoamericana, en un año en el que, según afirmó, se mantuvo “a la altura de las circunstancias”.

“Este año hicimos mucho en la Conferencia Iberoamericana, estuvimos a la altura de las circunstancias. Demostramos que, en momentos de crisis como la actual, de la cooperación iberoamericana surgen acciones, propuestas y planes de trabajo conjuntos que son parte importante de la solución, de la salida y la recuperación en la región”, manifestó.

Por su parte, la ministra de Asuntos Exteriores de Andorra, Maria Ubach, defendió que “el multilateralismo debe mantener sus espacios de diálogo y cooperación de manera más activa que nunca, frente a un contexto social y económico incierto”.

“Por ello es sumamente importante que el año 2020 -indicó- no pase sin un mensaje contundente y concreto del espacio iberoamericano sobre la pandemia que estamos sufriendo y sus consecuencias; solamente a través del multilateralismo y la cooperación Internacional llegaremos al cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible” de la ONU.

La titular española de Exteriores, Arancha González Laya, recordó que el espacio iberoamericano es una prioridad para España” y reafirmó el “compromiso” del país con la Cumbre Iberoamericana.

“En el espíritu mismo de esta reunión -dijo- está el enorme desafío que la crisis sanitaria representa para Iberoamérica, que, no obstante, sale fortalecida como foro de cooperación con repercusiones reales sobre la vida de sus ciudadanos”, informó el Ministerio español de Asuntos Exteriores.

Síguenos en Google Noticias para mantenerte siempre informado