Por Alfredo Ascención

La poca preparación que hubo para diseñar las lecciones en línea en las universidades de América Latina generó poca o nula interacción entre los estudiantes, lo que provocó soledad y depresión en muchos de ellos. 

Esto, debido a que con el Covid-19 las instituciones de nivel superior reprodujeron el modelo tradicional del salón de clases en video, donde el profesor expone los temas (monopoliza la palabra) y los alumnos escuchan, indicó José Guadalupe Escamilla de los Santos, director de la Escuela de Graduados en Educación de la Universidad Virtual del Tecnológico de Monterrey.

Añadió que las clases en línea deben servir para que el docente sea un guía que resuelve las dudas en vez de exponer un tema y que, al mismo tiempo, se tiene que realizar videos pregrabados, lecturas y actividades de más valor y calidad. 

Sigue la información sobre la economía y el mundo de los negocios en Forbes Centroamérica

Sin embargo, las escuelas ha tenido poco o nulo tiempo para prepararse en la enseñanza virtual, por lo que es importante analizar la relación entre la salud mental y las nuevas formas de educación en línea, agregó el especialista, quien participará en el Congreso Internacionales de Innovación Educativa. 

El encuentro virtual tendrá lugar del 14 al 18 de diciembre y mostrará las mejores experiencias nacionales e internacionales, creará un vínculo con expertos y mostrará las tendencias más avanzadas en innovación educativa.

Algunos de los participantes serán: Roberto Moreno, rector de la Universidad del Valle de Guatemala, Juan Pablo Murra, rector de profesional y posgrado del Tecnológico de Monterrey y Angela Duckworth, profesora distinguida de la Universidad de Pensilvania, entre otros.

Cultivar el bienestar y salud mental

En entrevista, escamilla de los Santos indicó que en estos momentos se tiene que cultivar el bienestar y salud mental de los alumnos y de los docentes. 

“En el encierro, donde hay menos interacciones físicas y más dependencia del internet y el uso de las pantallas, se ha incrementado la sensación de soledad, depresión y aislamiento en los estudiantes”, por lo que se tendría que diseñar de mejor forma las clases, algo que no se ha estado haciendo, explicó. 

Puntualizó que la educación que están tomando los universitarios es remota y no en línea, por el poco desarrollo de las clases, por lo que es necesario que los docentes y las instituciones jueguen un nuevo rol al innovar en la forma de impartir clases.

Por ende, los profesores deberán diseñar las clases junto con expertos: pedagogía a distancia, tecnología, video, entre otros, para que los alumnos tengan más actividades y el aprendizaje esté centrado en ellos, invitándolos a trabajar en equipos de forma colaborativa dentro y fuera de clases, agregó el especialista.

Finalizó diciendo que los alumnos tienen que transferir lo estudiado en situaciones reales, solucionando problemas, aplicando lo aprendido y generando competencias.

Síguenos en Google Noticias para mantenerte siempre informado