EFE.- La misión de la Organización de Estados Americanos (OEA) que se encuentra en Guatemala para evaluar la crisis política del país se reunió este martes con varias autoridades indígenas xinka, maya ixil y garífuna y también con una entidad de extrema derecha.

Las autoridades indígenas pidieron al jefe de la misión de la OEA, el político argentino Fulvio Pompeo, que asesore al presidente guatemalteco, Alejandro Giammattei, “para que presente su renuncia” por “el bien de la institucionalidad de este país”, así como la dimisión de la junta directiva del Congreso, de acuerdo con una carta abierta dirigida al ente regional. 

El encuentro se llevó a cabo entre Pompeo y “representantes de los pueblos ixil, xinca y garífuna”, según confirmó la OEA mediante sus canales de comunicación. 

Sigue la información sobre la economía y el mundo de los negocios en Forbes Centroamérica

Las autoridades indígenas también instaron a Pompeo a que “investigue las graves violaciones de derechos humanos y cierre de los espacios democráticos que está consolidando el Gobierno del ‘pacto de corruptos’, encabezado por el señor Alejandro Giammattei, la junta directiva del Congreso, los diputados que votaron por el presupuesto 2021, varios magistrados de la Corte Suprema de Justicia y (otros) magistrados de salas”.

 Además, consideraron que las manifestaciones registradas desde el pasado sábado 21 de noviembre en Guatemala no han sido únicamente contra “el presupuesto (que originó las manifestaciones), sino que (se deben a) una indignación acumulada”. 

Otro encuentro

Pompeo y la delegación de la OEA, que llegó a Guatemala a pedido del Gobierno desde el viernes pasado para evaluar la crisis del país, también se reunieron este martes con la Fundación Contra el Terrorismo (FCT), liderada por el empresario Ricardo Méndez Ruiz y surgida en el marco del inicio del juicio por genocidio de 2013 contra el ya fallecido exdictador José Efraín Ríos Montt, con el fin de defender al Ejército de sus actos durante el conflicto armado (1960-1996).

Méndez Ruiz, quien fue secuestrado por uno de los grupos rebeldes durante la guerra, aseguró que le informó al enviado de la OEA de la “conspiración marxista de la autodenominada sociedad civil, para lograr un golpe de Estado”. 

La FCT aseguró en un comunicado que “desde hace cuatro años” el país “sufre con fuerza el embate de la izquierda nacional e internacional, en un esfuerzo por asaltar el poder Ejecutivo, por la vía de un rompimiento constitucional”. 

Además, la fundación de extrema derecha sostuvo que abordó con Pompeo “la importancia de la destitución del Procurador de los Derechos Humanos, Jordán Rodas”, señalado por este grupo de ser “una de las piezas preeminentes en la conspiración en contra del proceso político institucional“. 

Manifestaciones

El procurador se había reunido el lunes con Pompeo, a quien le indicó que en el país centroamericano hay una “profunda crisis de gobernabilidad” y le reiteró que “no hay un golpe de Estado” en curso, como lo sugirió el propio presidente Giammattei el pasado 22 de noviembre al invocar la Carta Democrática Interamericana en medio de las manifestaciones en su contra. 

La crisis del país política originó el pasado 18 de noviembre cuando el Congreso aprobó un presupuesto en la opacidad y a deshoras señalado por expertos de haber desoído, en año de pandemia y huracanes, a la inversión en salud y programas sociales y de haber privilegiado la infraestructura.

El manejo del Congreso desató la reacción popular con sendas manifestaciones el 21 de noviembre -cuando encapuchados quemaron parte del Congreso- y el pasado 28 de noviembre, con menor cantidad, aunque con las mismas consignas por la renuncia del presidente y junta directiva del Parlamento.

Síguenos en Google Noticias para mantenerte siempre informado