EFE.- Los salarios en América Latina empezaron a recuperarse entre 2018 y 2019, pero la pandemia de coronavirus ha dado el tiro de gracia a esa incipiente mejora, según la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

Los ingresos reales de los trabajadores estaban estancados al menos desde 2014, año en el que aumentaron un 0,2 %.

Al año siguiente el incremento fue del 0,1 %, en 2016 fue del cero por ciento y del 0,4 por ciento en 2017.

Sigue la información sobre la economía y el mundo de los negocios en Forbes Centroamérica

Fue a partir de 2018 cuando la recuperación empezó a sentirse en la región, con un aumento del 1,1 % en las remuneraciones y del 0,8 el año pasado.

“Esta recuperación seguramente va a estar en peligro por culpa de la covid-19”, comentó a Efe la autora principal del informe de la OIT sobre las tendencia del salario en el mundo, Rosalía Vazquez-Alvarez.

El informe fue presentado hoy en Ginebra y en él se advierte que las consecuencias económicas de la pandemia durarán y ejercerán una “enorme presión” a la baja sobre los ingresos en todo el mundo.

En ese contexto, los salarios mínimos y los subsidiosson considerados por los expertos las principales armas para evitar una crisis social todavía más grave que la actual.

Vazquez-Alvarez dijo que la situación de Latinoamérica es particular respecto al resto del mundo por que una gran parte de asalariados están en la economía informal, razón por la cual muchos han sido excluidos de las medidas de ayuda que han dado algunos gobiernos.

“Lo que hemos observado en países como México y Brasil es que las familias donde hay personas que tienen empleos informales han perdido el 60 % de sus ingresos”, explicó.

Los datos de la OIT confirman que la pandemia provocó que los salarios se redujeran o crecieran más lentamente en dos de cada tres países del mundo en lo que va del año.

En el tercio restante los aumentos salariales observados fueron “artificiales” porque la gran cantidad de trabajadores mal pagados que perdieron sus empleos y cuyos datos ya no se incluyen entre los asalariados distorsiona el resultado, se reconoce en el informe.

Este ha sido el caso de Latinoamérica, donde los subsidios a los trabajadores no estaban tan extendidos como en Europa o Estados Unidos, por lo cual hubo un aumento del desempleo.

Síguenos en Google Noticias para mantenerte siempre informado

“Esta situación ha incrementado el promedio de salario porque se han quedado en el mercado laboral aquellos que tienden a ganar más, aquellos que están en la parte alta de la distribución. Esto lo hemos observado en países como Brasil y Chile”, dijo Vazquez-Alvarez.

Aunque la situación sanitaria en América Latina ha mejorado, la experta sostuvo que la crisis no ha acabado.

Se teme que tanto en América Latina como en el resto del mundo la pandemia provoque no solo un aumento de la brecha salarial entre hombres y mujeres sino que repercuta negativamente en la representación femenina en el mercado laboral.

“Esta crisis tiene un impacto más alto entre las mujeres que entre los hombres. Según algunas estimaciones, las mujeres que están en teletrabajo han visto aumentar en un 50 % el número de horas trabajadas pagadas y no pagadas. En cuanto a los hombres, este porcentaje has sido mucho más bajo”, sostuvo la analista de la OIT.

Se cree que es muy posible que dado que las mujeres reciben en general salarios más bajos en un mismo hogar, si se tiene que decidir quién deja de trabajar para cuidar a los dependientes porque no hay otra alternativa seguramente sea la mujer.