DW. El nacimiento de Molly Gibson en octubre pasado marcó dos récords: es la primera bebe que nace de un embrión congelado hace 28 años, y de paso, superó el antiguo registro de su hermana Emma, que había nacido de la misma forma, pero con un embrión que estuvo congelado durante 24 años.

Los padres de las niñas, Tina Gibson -una maestra de 29 años de la escuela primaria- y Ben Gibson -36 años, analista de seguridad cibernética-, son dos estadounidenses del estado de Tannessee, quienes estuvieron cinco años intentando ser padres, aunque sin éxito. A causa de sus problemas para tener hijos, decidieron adoptar a las niñas.

“Estamos en la luna, todavía siento que me ahogo”, explicó Tina Gibson tras el nacimiento de Molly.

Almacenamiento de embriones congelados

“Si me hubieras dicho en ese entonces que no tendría solo una niña, sino dos, te habría dicho que estabas loco”, agregó.

Sigue la información sobre la economía y el mundo de los negocios en Forbes Centroamérica

La pareja logró adoptar a estos bebés gracias al Centro Nacional de Donación de Embriones (NEDC, por sus siglas en inglés), una organización cristiana sin fines de lucro fundada hace 17 años y ubicada en la ciudad Knoxville, que trabaja con el almacenamiento de embriones congelados que fueron donados por otros pacientes.

Molly y Emma son hermanas genéticas, ya que ambos embriones fueron donados y congelados conjuntamente en 1992, cuando Tina Gibson tenía un año de vida. El NEDC afirmó que el embrión de Emma, que estuvo 24 años congelado, era el más antiguo en dar lugar a un nacimiento, hasta la llegada de Molly, quien rompió ese récord.

Un 95% de los que adoptan sufren de infertilidad

Similar a una manera tradicional de adopciones, a los padres se les presentan las opciones deadopción de embriones de forma “cerrada” o “abierta”, lo que permite establecer o no un contacto con la familia del donador. Los padres reciben entre 200 y 300 perfiles de donantes, de los cuales también se exponen los historiales demográficos de las familias, para informarse sobre los riesgos genéticos hereditarios.

En este caso, para la familia Gibson no era relevante de dónde venía el embrión: “No nos importaba cómo sería el bebé o de dónde venía”, afirmó Tina Gibson.

Según Mark Mellinger, director de marketing y desarrollo del NEDC, las personas que recurren a su servicio son personas que suelen tener problemas con la infertilidad: “Yo diría que probablementeel 95% ha tenido algún tipo de infertilidad“, declaró.

Síguenos en Google Noticias para mantenerte siempre informado

Según sus propias estimaciones, el NEDC, que ya ha logrado concretar más de 1,000 adopciones de embriones congelados, tiene alrededor de un millón de estos embriones almacenados. Además, la institución asegura que la vida útil de los embriones congelados es infinita y estima que “es muy posible que algún día nazca un embrión que haya estado congelado por 30 años”, en palabras de Mellinger.