Por Fátima Peraza e Israel Pantaleón

Las fintech llegaron para revolucionar a la industria bancaria, así como a las regiones que antes no se contemplaban en la banca tradicional, expone el presidente ejecutivo del Congreso Latinoamericano de Innovación, Banca Digital y Tecnología (CLIBT), Juan Carlos Arcila.

En 2018, la actividad fintech creció de 15 a 18 países, señala Finnovista en un estudio.

Una muestra de la importancia de las fintech en el sector bancario es que el principal segmento de negocio continúa siendo el de pagos y remesas, representando el 24% de los emprendimientos identificados, seguido por el segmento de préstamos (18%) y el de gestión de finanzas empresariales (15%), revela Finnovista.

Sigue la información sobre la economía y el mundo de los negocios en Forbes Centroamérica

Las fintech buscan un ecosistema que permita entregar de manera segura los servicios de los bancos pero también los usuarios deben entender las tecnologías que los bancos les proporcionan. El consumidor debe tener presente los riesgos de no cuidar los procesos que se les ofrecen, sostiene el ejecutivo del CLIBT.

Debido a este crecimiento, los retos en este sector han ido en aumento, por lo que tres son los que destacan: la transformación digital, el trabajo colaborativo y la ciberseguridad, señala Arcila.

La convivencia con la banca

Ante la pandemia por COVID-19, las Fintech se enfrentan a usuarios más exigentes, sostiene el presidente del Congreso. “En momentos críticos como este, se visibilizan mucho a las personas no bancarizadas en zonas rurales, a las cuales ninguna entidad financiera se dirige.”, explica Arcila.

El representante del CLIBT comenta que aproximadamente un 60% de la población se encuentra bancarizada y en el radar de las bancas tradicionales.

Para la banca digital su eje central son los clientes, sostiene Arcila. “No solo se quiere llegar a las personas ya bancarizadas, sino que se busca ayudar a ese 40% fuera del radar a formar parte de estas empresas. Se necesita crear un cambio cultural y tecnológico que se adapte a las regiones que tradicionalmente no se apunta.En Latinoamérica ya se han visto empresas y sectores financieros que adoptan la tecnología de las Fintech”, apunta. 

Sigue la información de la pandemia de coronavirus y su impacto en la economía

“Al sector financiero en Latinoamérica le ha costado entender que el centro son los clientes y no el grupo o el banco como tal”, añade.

Una de las ventajas que se alcanzan con estos avances tecnológicos en la banca es la facilitación de procesos como los préstamos personales, créditos para empresas y carteras para los usuarios.

En la banca digital se necesitan crear regulaciones que permitan el funcionamiento de estos procesos tal como en la banca tradicional.

Las entidades financieras deben cambiar y los gobiernos tienen como reto generar una regulación en el sector. Arcila expresa que no puede haber regulaciones tan estrictas como en la banca tradicional. “Las ataduras no pueden ser tan grandes y fuertes ya que limitarían el crecimiento de las Fintech”, indica el directivo del Congreso.

Síguenos en Google Noticias para mantenerte siempre informado

Centroamérica y las fintech

Las fintech quieren competir en Centroamérica y de la misma manera en que sucede en la banca tradicional.

El número de las fintech deberá crecer en Centroamérica en los próximos tres años, conforme madure el ecosistema de emprendimiento, debido a que traerán más oportunidades para la banca y el capital de riesgo, asegura Finnovista en un estudio.

Para ello necesitan un cambio de cultura y mindset de las bancas tradicionales para que entiendan cómo funciona el negocio de manera digital. “Deben innovar y entregar productos financieros adecuados al consumidor”, expone Arcila del CLIBT.

Para los años siguientes, la región va a empezar a tener procesos de regulación claros como los que ya se llevan a cabo en México o Colombia, estima Arcila.

“Las infraestructuras se desarrollarán para llegar a zonas donde la población aún no se tiene contemplada y que necesitan ser parte de este cambio. De la misma manera, se acelerará el desarrollo de los canales del sector financiero tradicional y de las Fintech para llegar a la nueva era de la banca digital”, puntualiza.

Las fintech en América Latina

Durante 2017 se crearon 1,166 nuevas empresas fintech en la región latinoamericana, lo que representó un aumento del 66%, de acuerdo con el estudio Fintech en América Latina 2018: crecimiento y consolidación de el Banco Interamericano de Desarrollo y Finnovista.

En línea con la tendencia observada en 2017, Brasil ocupó el primer lugar con 380 nuevas empresas, seguido de México con 273, Colombia con 148, Argentina con 116 y Chile con 84.

Una de cada tres empresas informó haber expandido sus operaciones más allá de las fronteras de su país de origen.

“Aunque cinco países representan el 86% de las empresas Fintech en la región, se identificaron iniciativas en todos los países de América Latina. También hay una tendencia creciente hacia la internacionalización. Esto muestra las oportunidades que los empresarios están viendo, pero también la importancia de fortalecer el diálogo y la armonización a nivel regional ” , dijo Juan Antonio Ketterer, Jefe de División de la División de Conectividad, Mercados y Finanzas del BID.