EFE.- El presidente de Rusia, Vladímir Putin, propuso hoy el desarrollo de un código moral y ético para la inteligencia artificial, al tiempo que aseguró que los humanoides no podrán reemplazar a las personas, ni tampoco a un jefe de Estado.

“Además de varias restricciones administrativas y legislativas, me parece que debemos pensar sobre cómo desarrollar un código moral interno de trabajo (de la inteligencia artificial). Eso existe en muchos entornos”, señaló Putin en una conferencia sobre este tema.

También propuso reflexionar sobre todos los riesgos asociados con la inteligencia artificial antes de aplicarla y eliminarlos en caso necesario para evitar problemas.

Lee: Inteligencia artificial podría detonar tercera guerra mundial: Musk

Putin sostuvo además que la inteligencia artificial “nunca reemplazará a los humanos”, pero puede convertirse en una ayuda.

“Sí, la inteligencia artificial, las máquinas, controlarán a las personas en gran medida, como hacen otras herramientas tecnológicas modernas, pero una persona debe controlarlas”, recalcó.

También el presidente kazajo, Kasim-Yomart Tokáyev, sostuvo por videoconferencia que esta tecnología “siempre debe estar bajo control humano” y debe haber entidades supervisoras y de inspección para impedir un mal uso en las esferas criminales y evitar que contradigan “los valores morales y éticos fundamentales”.

A juicio de Putin, la inteligencia artificial se está convirtiendo en un “fiel asistente” del ser humano y abre nuevos horizontes para la ejecución de una serie de tareas que enfrenta la humanidad, pero no puede ser autosuficiente.

Sigue la información sobre la economía y el mundo de los negocios en Forbes Centroamérica

Admitió en este sentido que el papel de la inteligencia artificial también adquirirá más peso en la administración pública, pero descartó que un pueda convertirse, por ejemplo, en presidente.

“Espero que no. Al menos no ahora”, respondió a la humanoide Athena cuando le preguntó si un robot puede convertirse en jefe de Estado.

Argumentó que la inteligencia artificial no tiene corazón, alma, compasión o consciencia.

“Todos esos elementos son extremadamente importantes para personas que han sido elegidos por los ciudadanos para ejecutar decisiones que benefician a su país”, señaló Putin.

En su opinión, en ocasiones los presidentes deben tomar decisiones que a primera vista pueden parecer no del todo racionales, como un aumento de la edad de jubilación o en otras esferas sociales, pero los jefes de Estado deben pensar en la historia, la cultura, las aspiraciones y las expectativas de los ciudadanos, sostuvo.

Un presidente, agregó, debe tomar decisiones no en el interés de máquinas, sino en el de personas humanas.

Al mismo tiempo, reiteró que la inteligencia artificial puede ser un buen asistente y maestro para cualquier persona, incluido un presidente.