Por William Oliva

Hace una semana, la provincia china de Sichuan reportó que medio centenar de niños se habían contagiado de norovirus, una afección que ya ha estado presente en Guatemala.

Esta afección, según una publicación de AS, se caracteriza por una inflamación estomacal o de los intestinos que termina en una gastroenteritis aguda.

La revista, que cita al Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), consigna que “el contagio, que puede producir vómitos y diarrea, afecta de forma más grave a los niños pequeños y a los ancianos”.

“Un estudio médico dice que las personas infectadas con norovirus pueden experimentar fatiga, dolores musculares, dolores de cabeza y fiebre baja, incluidos escalofríos. Los síntomas duran entre uno y dos días”, dice, en tanto, un artículo del Nuevo Periódico.

Sigue la información sobre la economía y el mundo de los negocios en Forbes Centroamérica

De acuerdo con esa investigación, unos 65 millones de personas se infectan de la enfermedad, para la que aún no hay vacuna, cada año en el mundo.

De acuerdo con los especialistas citados por esos medios, la forma de contagio es bastante fácil, ya que una persona infectada puede distribuir millones de partículas, y bastan unas pocas de estas para contraer la enfermedad.

En el caso de China, los niños que fueron diagnosticados (y que están mejorando) se contagiaron todos en una escuela.

“El contagio puede producirse al consumir productos contagiados, tocar superficies que estén contaminadas o teniendo contacto con una persona infectada por el virus”, dice AS.

Antecedentes en Guatemala

En febrero del 2016, varias familias de la zona 15 capitalina fueron diagnosticadas con norovirus, después de haber padecido serias enfermedades gastrointestinales.

Luego de analizar 14 muestras de procultivos y exámenes de heces, el Centro de Control de Enfermedades de la Universidad del Valle (Uvg) en apoyo al Laboratorio Nacional de Salud, concluyó que 12 muestras (86%) contenían norovirus, siendo el principal causante de los problemas intestinales de los pobladores.

El Ministerio de Salud informó en un comunicado que continuaba tomando muestras para determinar la causa del contagio, cuya principal limitante fue la falta de notificación de los centros hospitalarios privados que atendieron la emergencia.

Indicó que las personas que padecieron esta enfermedad pudieron padecerla por contagio directo con la persona enferma y por alimentos o agua contaminada.

Las entidades de salud emitieron entonces un comunicado en el que pedía tomar las precauciones necesarias para evitar el contagio, que en este caso son similares a las que se aplican para frenar el coronavirus.

Recomendaciones

  • Lavar los alimentos crudos como frutas y verduras con agua y cloro.
  • Hervir el agua que use para tomar y preparar alimentos.
  • Lavarse las manos antes de comer o preparar alimentos, después de ir al baño y luego de cambiar pañales.
  • Asegurarse de que los alimentos estén bien cocidos.
  • Evitar el contacto entre alimentos frutos y cocidos.
  • Servir y consumir de inmediato los alimentos después de cocinarlos.
  • Guardar bien los alimentos que sobren o refrigérelos.
  • Antes de comer los alimentos guardados, calentarlos bien.
  • Mantener los alimentos tapados, fuera del alcance de moscas cucarachas, ratas y otros animales.
  • Lavar los utensilios de la cocina y desinfecte con cloro todas las superficies.
El norovirus, según Nature.com.

*En alianza con Prensa Libre