EFE.- La pandemia de coronavirus ha obligado a todos los países a introducir restricciones a los viajes internacionales, pero estas limitaciones son solo eficaces cuando se aplican de manera selectiva, atendiendo a factores como la tasa de reproducción o el volumen del tráfico de personas con territorios vecinos.

Un estudio publicado este martes por la revista científica The Lancet examina, por primera vez, el impacto que tienen estas restricciones sobre la crisis sanitaria, al tiempo que ofrece estimaciones globales sobre cómo influyen los casos importados en la transmisión comunitaria de Covid-19.

La investigación, desarrollada por la Escuela de Higiene y Medicina Tropical de Londres y la Universidad de Hong Kong, sugiere que las limitaciones son efectivas en países con pocos infectados o en aquellos que tienen “fuertes vínculos de viajes” con otros lugares que presentan “altas tasas de infección”.

Sigue la información sobre la economía y el mundo de los negocios en Forbes Centroamérica

Las medidas, por contra, tendrán muy poco éxito cuando el virus ya está extendiéndose rápidamente por todo el territorio, pues son mucho más eficaces cuando se introducen “en las primeras fases de la pandemia”.

En concreto, los expertos sostienen que las restricciones a los viajes internacionales funcionan en los países que se acercan a un punto de inflexión, cuando el número “R” (tasa de reproducción de Covid-19) se encuentra entre el 0.95 y el 1.05.

Tasas de crecimiento del Covid

“Reconocemos que estas medidas conllevan un alto coste económico y social, así que es importante que los gobiernos introduzcan restricciones de manera selectiva. Antes, deben tener en cuenta cifras locales de infección, tasas de crecimiento de la epidemia y el volumen de viajeros que llega de países muy afectados por el virus”, explica en un comunicado Mark Jit, de la Escuela de Higiene y Medicina Tropical de Londres.

Para este trabajo, los autores alimentaron su modelo matemático de predicción con datos detallados de vuelos para comparar el número previsto de casos de covid que llegarían en trayectos internacionales (en ausencia de restricciones) con el número de infecciones provocado por transmisión entre individuos en cada país.

De esta manera, efectuaron estimaciones sobre la situación de viajeros internacionales en mayo y septiembre pasados en dos escenarios diferentes.

En un contexto de ausencia de restricciones a los viajes o de reducción del volumen de pasajero, los casos importados hubiesen supuesto en mayo de 2020 más del 10 % de las infecciones en la mayoría de los Estados analizados, 102 de un total de 136.

Sin embargo, de acuerdo con esas mismas condiciones aplicadas en septiembre de 2020, los casos importados de la covid hubiesen representado más del 10 % de las infecciones en solo 56 países.

“Estos resultados indican que las restricciones a los viajes internacionales fueron más eficaces para limitar la transmisión local del virus durante las primeras fases de la pandemia. Esto se debe a que los casos importados provocaron brotes en países con muy pocos casos o ninguno”, destacan los autores.

Por ejemplo, agregan, en septiembre de 2020 las restricciones serían eficaces en Nueva Zelanda o China, ya que el virus había disminuido a unos niveles tan bajos que el número previsto de casos importados es similar a la tasa local, “lo que significa que las llegadas podrían provocar una nueva ola local de infecciones”. 

Síguenos en Google Noticias para mantenerte siempre informado