La pandemia provocada por el Covid-19 forzó la digitalización de Centroamérica y República Dominicana (CARD) en áreas como comercio, finanzas y entretenimiento, pero al mismo tiempo demostró que todavía hay mucho camino por andar, sobre todo en la construcción de infraestructura en telecomunicaciones, el eje crucial de la economía 4.0.

Por lo tanto, la iniciativa privada y los gobiernos deberán darse a la tarea de invertir y crear planes para ponerse a la par de las naciones más desarrolladas, en las que la telemedicina, las ciudades inteligentes, los pagos sin contacto y la biometría (reconocimiento de personas mediante facciones y partes del cuerpo) ya son la normalidad.

La situación de CARD va en línea con lo ocurrido en América Latina y el Caribe (ALC), zona del planeta ubicada en un nivel de desarrollo intermedio con respecto a estas tecnologías en comparación con otras partes del mundo.

Le invitamos a leer: Alianza de empresarios invierten en la inclusión digital de Latam

Rezago digital

Como siempre, los datos ayudan a dimensionar las cosas. En este sentido, ALC suma 49.925 puntos (de 100 posibles) en el Índice de Desarrollo del Ecosistema Digital (2018) de Telecom Advisory Services, como indica el reporte Las oportunidades de la digitalización en América Latina frente al Covid-19, elaborado por la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL).

La región se encuentra únicamente por encima de África (35.05) y ligeramente arriba de Asia Pacífico (49.16). Evidentemente, las zonas más avanzadas son Europa Occidental (71.06), Norteamérica (80.85), Europa del Este (52.90) y el área comprendida por Medio Oriente y África del Norte (55.54).

A esto hay que agregar que los países de CARD incluidos en el informe distan de alcanzar los más altos estándares. Por ejemplo, Telecom Advisory Services indica que Latinoamérica tiene una media de 40.36 puntos de 100 en Resiliencia del Estado (2020), mientras que Panamá tiene 39.85 puntos, seguido por República Dominicana (30.25), El Salvador (26.85), Guatemala (21.16) y Honduras (18.83).

Le invitamos a leer: Las mipymes deben adoptar nuevas tecnologías

Gobiernos digitales

Y las necesidades son muchas de este lado del mundo. Por ejemplo, República Dominicana aspira a ser “el hub logístico del Caribe”, pero para competir tendrá que tomar en cuenta que este sector está avanzando aceleradamente hacia la era 4.0, por lo que si no cuenta con la infraestructura necesaria difícilmente podrá lograrlo, como ya está ocurriendo en otras latitudes.

En este sentido, CARD deberá avanzar para contar con gobiernos digitales que agilicen procesos como la creación de empresas, la recaudación de impuestos y la operación de las ciudades, entre otros aspectos, mientras que la iniciativa privada deberá contar con el ancho de banda necesario para detonar toda clase de negocios innovadores.

Por lo tanto, los gobiernos de nuestros países deberán encontrar la manera de hacerse de recursos para fortalecer y renovar su infraestructura, de modo que la penetración de las herramientas digitales sea más rápida, tanto en la sociedad en general, como en los trámites y procedimientos gubernamentales, entre otras áreas de la economía.

Así que es momento de buscar opciones, como la banca multilateral, pues de lo contrario sólo verán pasar el futuro y la gran oportunidad de generar fuentes de trabajo y una mejor calidad de vida para la población.

Le invitamos a leer: Cepal propone una canasta básica digital para enfrentar la pandemia