EFE.- El presidente de El Salvador, Nayib Bukele, pidió este lunes a los diputados del Congreso que aprueben los 50 millones de dólares de una contrapartida que al país le corresponde aportar al Fondo del Milenio (Fomilenio II), financiado por el Gobierno de Estados Unidos.

La petición del mandatario se da unas horas después de que el director residente de la Corporación del Reto del Milenio, Preston Winter, dijera que el plazo, que venció este 7 de diciembre, para aportar el dinero se extiende hasta el 7 de enero de 2021.

Sigue la información sobre la economía y el mundo de los negocios en Forbes Centroamérica

Sin embargo y a pesar de la extensión del plazo, los contratos de construcción de al menos cuatros proyectos quedan en pausa hasta que se desembolse la contrapartida.

Por lo anterior, Bukele solicitó a los diputados que aprueben un propuesta presentada este lunes por el ministro de Hacienda, Alejandro Zelaya, en la que solo se estipulan los 50 millones de la contrapartida.

“Yo me comprometo a sancionar el decreto de inmediato si los diputados mandan íntegramente solo los 50 millones de @FOMILENIOII (…) no hay que politizar esto, ya que es un tema de país”, señaló el mandatario durante una conferencia de prensa.

Bukele añadió que “si no se paga esta contrapartida, no solo estamos en riesgo de perder los proyectos, sino además el prestigio de El Salvador a nivel internacional y también no podríamos acceder a un FOMILENIO III”.

El país norteamericano donó a El Salvador, mediante la Corporación del Reto del Milenio, unos 461 millones de dólares en el primer programa del Fomilenio, desarrollado en el período 2007-2012.

Mientras, los fondos del Fomilenio II, establecidos en un convenio firmado en 2014, totalizan 277 millones.

Síguenos en Google Noticias para mantenerte siempre informado

A inicios de agosto pasado, los diputados ratificaron la financiación para esta contrapartida mediante un préstamo del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), pero se desconoce el fin que tuvieron estos recursos.

El Gobierno atribuye la falta de fondos para esta contrapartida a un supuesto bloqueo de los partidos opositores, que tienen mayoría en la Asamblea Legislativa.