Guatemala cuenta con un gran potencial en la industria energética, debido al crecimiento económico del país en los últimos años (3.5% en 2019), además de contar con el Plan de Expansión del Sistema de Generación y Transmisión (PET) 2020-2034 del Ministerio de Energía y Minas.

“Nosotros como actores del mercado guatemalteco estamos monitoreando las oportunidades de negocio como el plan expansión del gobierno [de Guatemala] para poder incursionar. Cuando un gobierno está haciendo planes en el sector energético se debe a que es consciente sobre la necesidad de hacer reforzamientos para potencializar el sector industrial”, explica el gerente general en Transportista Eléctrica Centroamericana (TRELEC), Juan Carlos Echeverri.

Le invitamos a leer: Los pendientes de la integración eléctrica

Presencia multilatina

Una muestra de confianza por parte de TRELEC es la inversión de 100 millones de quetzales (unos 12.8 mdd) para la ampliación de cuatro subestaciones en los municipios de Guatemala y Mixco, las cuales cuentan con tecnología GIS (Subestación Aislada en Gas) que son altamente eficientes.

Echeverri explica que la presencia de la multilatina EPM en Guatemala no sólo se limita a TRELEC, ya que tienen participación en Empresa Eléctrica de Guatemala S.A. (EEGSA).

El directivo de la compañía, que forma parte de Empresas Públicas de Medellín (EPM), reconoce que el sector eléctrico es un pilar fundamental en situaciones como esta pandemia, pues soporta a su vez a otros sectores clave como la salud, telecomunicaciones y sistemas de agua, entre otros.
Pero no todo parece bueno para los planes de TRELEC y el sector eléctrico en Guatemala. En las últimas semanas, el país ha experimentado una caída en la demanda.

Le invitamos a leer: Las tres D para transformar el sector de energía eléctrica en Centroamérica

Factor Covid-19

En particular, entre el 18 de abril y el 14 de mayo, la caída fue del 8.7%. Si comparamos el consumo de energía total en las dos semanas anteriores y las dos posteriores al primer caso de Covid-19 detectado en Guatemala, y la declaratoria de emergencia, la caída fue incluso mayor, casi un 22%, de acuerdo con un análisis El impacto de Covid-19 en el sector eléctrico guatemalteco.

Alberto Levy, autor del estudio mencionado, sostiene que los efectos del Covid-19 en el corto plazo están asociados al distanciamiento social, ya que esta medida provoca una reducción significativa de la demanda por el cierre de industrias y del comercio.

Juan Carlos Echeverri confía en que las inversiones hechas por la empresa harán frente al impacto de la pandemia. “Nosotros al invertir en operaciones, mantenimiento y mejoras garantizamos que el sistema eléctrico este activo”.

Síguenos en Google Noticias para mantenerte siempre informado