EFE.- El Ministerio de Salud Pública y Asistencia Social de Guatemala y la Comisión Presidencial para la Atención a la Emergencia COVID-19 (Coprecovid) admitieron este jueves que a partir de junio de 2020 hubo un exceso de mortalidad “del 40 o 50 %” mayor a los últimos dos años anteriores.

El director de la Coprecovid, el infectólogo Edwin Asturias, aseguró en rueda de prensa que, “comparada la mortalidad por semana epidemiológica que tuvimos en 2018 y 2019, a partir de junio la mortalidad tuvo un exceso importante, con un 40 o 50% más de las muertes reportadas en años anteriores”.

Sigue la información sobre la economía y el mundo de los negocios en Forbes Centroamérica

La Coprecovid realizó un análisis de la mortalidad en Guatemala durante la pandemia de la COVID-19 en los meses comprendidos entre marzo y septiembre, que contó con la colaboración de Kevin Martínez-Folgar, epidemiólogo y académico de la Universidad de Drexel, en Filadelfia, EE. UU., y se basó en los reportes de defunción del Registro Nacional de las Personas (Renap).

Los primeros tres meses de la pandemia hubo, de hecho, un comportamiento bajo de la mortalidad por todas las causas en comparación a las vistas en 2018 y 2019, atribuido por el doctor Asturias a la poca movilidad y el confinamiento que hubo esos días.

Pero, a partir de junio, la mortalidad presentó el exceso del 40 a 50% del que habló Asturias.

Según datos oficiales del Ministerio de Salud, en las últimas 24 horas hubo 34 fallecidos por la COVID-19 y, en total, desde que se registró la primera muerte el 15 de marzo, el país contabiliza 4,345 decesos, con una tasa de mortalidad de 25.8 decesos por cada 100,000 personas, en un país de más de 16,3 millones de habitantes.

En octubre pasado, la Universidad de San Carlos (Usac) de Guatemala ya había asegurado que el país tuvo un exceso de muerte del 41.4% (6,799 decesos) entre junio y agosto, con un total de 23,207 muertes por distintas causas.

De esas 7,000 muertes que se presentaron en diez semanas comprendidas entre junio y agosto, 4,916 estuvieron vinculadas a la COVID-19, según el estudio y los datos del Renap.

Asturias explicó que “el sistema de reporte de mortalidad del Ministerio lo que hace es capturar las muertes que son reportadas en los servicios de salud. Pero, si alguien muere en su casa, es posible que (ese dato) nunca llegue al sistema de salud, por lo que siempre habrá una diferencia”.

Le puede interesar: Sin cortes honestas en Guatemala no prosperará el desarrollo: EU

Aclaró, sin embargo, que “eventualmente esos datos se alinean”.

Asturias presentó su renuncia este miércoles y volverá a la Universidad de Colorado, en EE.UU., donde trabaja, luego de seis meses de actividad en la Coprecovid, una comisión que también será disuelta al finalizar el año y que se integrará al Ministerio de Salud.

MAYOR IMPACTO URBANO

El análisis de la Coprecovid demostró, además, que “las áreas más urbanas mostraron un exceso de mortalidad mucho más activo”, mientras que en los departamentos más rurales “no se ve el pico de exceso de mortalidad”, “probablemente porque las personas están más distanciadas y la población es más joven”, dijo Asturias.

La ministra de Salud, Amelia Flores, por su parte, mostró preocupación porque hay quienes “no siguen aplicando como corresponde” las medidas de prevención del virus e incluso señaló que “hay lugares que se están saltando las normas, hay eventos masivos sin mascarillas, conciertos y hasta bodas”.

Consultada sobre la posibilidad de exigir medidas restrictivas de cara a las fiestas navideñas, Flores subrayó que confía en la gente. “Somos inteligentes y lo hemos visto en las comunidades. Hay ejemplos de países que han tomado medidas drásticas y países europeos mucho más civilizados que Guatemala lo han hecho. Seguiremos confiando en la población, pero si el tema lo amerita, el Gobierno lo tendrá que asumir”.

Además, enfatizó que “las medidas drásticas es necesario usarlas pero es demasiado drástico, pues es sancionar una libertad que todos queremos tener. Podemos aprovechar esa libertad con responsabilidad”.

Guatemala ha registrado 127,786 casos positivos confirmados del coronavirus SARS-CoV-2 desde el pasado 13 de marzo y ha realizado 571,129 pruebas, mientras que la letalidad de la COVID-19 continúa en un 3.4%.

Síguenos en Google Noticias para mantenerte siempre informado