La industria de reuniones ha sido una de las más afectadas por la contingencia sanitaria frente a la pandemia del coronavirus. Los países de Centroamérica y las empresas están dispuestos a reinventarse y así sumar esfuerzos de cara a la reactivación económica.

“Más allá del impacto directo e indirecto de la industria de reuniones, hoy también es fundamental hacer encuentros de todas las industrias que necesitan la reactivación o reconversión, particularmente en América Latina”, asegura Manuel Redondo, presidente de Fira Barcelona México.

La digitalización de los eventos se ha acelerado por las medidas que restringen los viajes y encuentros masivos de público en los recintos feriales. Las empresas han pasado de hacer eventos 100% presenciales a ofrecer experiencias virtuales y formatos híbridos para reaccionar a las condiciones del mercado.

Le invitamos a leer: ¿Quién es quién en el turismo de convenciones en Centroamérica?

Innovación tecnológica

Sin embargo, no hay mal que por bien no venga. La digitalización de los eventos ha permitido a las organizaciones alcanzar mayores audiencias, aunque no sustituye experiencias como el networking o la derrama económica directa e indirecta de la industria de reuniones.

Centroamérica y República Dominicana (CARD) tienen la oportunidad de ofrecer eventos internacionales que pueden competir con la oferta global.

En este sentido, Costa Rica, Panamá y Guatemala son los países que han mostrado interés en desarrollar este tipo de encuentros, asegura Redondo.

A finales de octubre pasado, la Agencia de Promoción Turística de Centroamérica (CATA, por sus siglas en inglés) llevó a cabo el evento digital The Central America Virtual Roadshow Europe 2020, para mostrar la oferta turística de los países centroamericanos a empresas mayoristas de España, Francia, Italia, Reino Unido, Holanda y Alemania.

“Hemos tenido que reinventarnos en muchos sentidos”, asegura Redondo al referirse a los jugadores internacionales que participan en este mercado de eventos.

Le invitamos a leer: Centro de Convenciones de Costa Rica, mejor recinto para eventos

En la nueva normalidad

Los retos se encuentran en solventar las carencias de conectividad en la región, enfrentar una competencia creciente de contenidos digitales y desarrollar eventos más locales en Latinoamérica.

Las empresas tecnológicas son de las principales interesadas en la reactivación de congresos y encuentros de negocios presenciales, ya que, a pesar de los formatos digitales, muchos eventos sólo tienen un impacto en el mundo físico.

El representante de Fira Barcelona, que organiza anualmente el Mobile World Congress, está convencido de que los eventos presenciales tendrán que reanudarse en la nueva normalidad, tomando en cuenta medidas sanitarias y menores aforos.

Le invitamos a leer: Los retos del turismo en Centroamérica