Reuters.- Australia dijo el lunes que detectó casos de una nueva cepa de rápida propagación del coronavirus identificada en Reino Unido, mientras que Hong Kong anunció que suspendería los vuelos procedentes de Gran Bretaña.

Dos viajeros de Reino Unido que llegaron al estado de Nueva Gales del Sur en Australia estaban contagiados con la mutación del virus, que según la nación europea podría ser hasta un 70% más infeccioso.

Ambos están en cuarentena en hoteles y el reciente aumento de los casos en Sídney no está vinculado a este episodio, dijeron las autoridades.

Sigue la información sobre la economía y el mundo de los negocios en Forbes Centroamérica

La nueva cepa ha llevado a los vecinos europeos de Reino Unido y a varios otros países, como Canadá e Irán, a cerrar las puertas a los viajeros procedentes de ese país.

Se sabe poco de la última variante del coronavirus, pero expertos han dicho que las vacunas que se están desarrollando deberían ser efectivas para detenerla.

Seguimientos a la nueva cepa

Naciones de Asia como Japón y Corea del Sur dijeron que estaban realizando seguimientos a la nueva cepa, incluso pese a que están batallando con un aumento de las infecciones a nivel doméstico.

Hong Kong se convirtió en la primera ciudad de la región en vetar los vuelos procedentes de Reino Unido, en un intento por reducir los ya crecientes números de personas contagiadas en la ciudad densamente poblada.

La región administrada especial de China dijo el lunes que las personas que lleguen desde Reino Unido a partir del 22 de diciembre tendrán que someterse a una cuarentena de tres semanas, en lugar de dos.

India anunció la suspensión de todos los vuelos desde Reino Unido hasta fin de año y dijo que todos los pasajeros que lleguen desde Gran Bretaña antes de eso serán sometidos a exámenes a su llegada en los aeropuertos.

Confinamiento para cualquier persona que ingrese al país

Corea del Sur, que impone un confinamiento de 14 días para cualquier persona que ingrese al país, dijo que estaba revisando nuevas medidas sobre los viajes procedentes de Reino Unido, y que aplicaría dos exámenes a las personas que lleguen desde Gran Bretaña antes de liberarlas de sus confinamientos.

Los nuevos casos ascendieron a más de 1.000 diarios en Corea del Sur varias veces la semana pasada. El domingo, las autoridades reportaron un brote en una prisión de Seúl en la que 188 personas, entre reclusos y trabajadores, se habían infectado.

La nueva cepa fue identificada en Reino Unido en momentos en que los casos han empezado a subir en las naciones asiáticas que habían contenido con éxito la pandemia. Los rebrotes han llevado a las autoridades de algunos países a imponer confinamientos parciales y campañas de testeo más agresivas.

Síguenos en Google Noticias para mantenerte siempre informado