La banca digital sólo necesitaba un empujón en Centroamérica y la pandemia vino a impulsar el uso de aplicaciones en los dispositivos móviles para realizar transacciones y compras en el comercio electrónico.

“Estamos viendo que el cierre de sucursales bancarias ha hecho que usuarios de todas las generaciones experimenten con banca móvil y en línea, tal vez, por primera vez; no habrá vuelta atrás”, asegura en entrevista Ethan Clark, el vicepresidente regional de Backbase para América Latina.

Las firmas proveedoras de software miran una oportunidad para acelerar la digitalización de los bancos que operan en la región.

De acuerdo con un estudio de GSMA Intelligence, de 2018, más de la mitad del Producto Interno Bruto (PIB) de la región será parte de la economía digital en 2025.

Esta tendencia probablemente se aceleró a raíz de la emergencia sanitaria presente, explica Clark.

Le invitamos a leer: Digitalización de la banca, un reto para países en vías de desarrollo

Servicios personalizados

La promesa de la digitalización es impulsar la personalización de los servicios y fortalecer una operación centrada en los clientes: personas, pequeñas y medianas empresas y grandes compañías.

Pero no todo resulta sencillo para la banca digital. “La baja inclusión financiera es probablemente el mayor reto.

Menos del 40% de la población tiene una cuenta bancaria, por ejemplo.

Muchas personas no confían en los bancos, no tienen acceso a una sucursal, hay un proceso burocrático considerable o no entienden finanzas personales”, dice el ejecutivo.

Le invitamos a leer: Digitalización de las pymes en Latinoamérica es irreversible: Facebook

El principal impulso para la digitalización bancaria se encuentra en el uso generalizado de dispositivos móviles.

Los participantes en el mercado han observado el interés de las empresas de telecomunicaciones para ofrecer paquetes para garantizar la conectividad a costos accesibles, lo que podría continuar tras la crisis de salud global.

La conectividad móvil en América Central alcanza un 96% entre su población con un total de 174 millones de conexiones hasta enero de 2019, de acuerdo con el reporte Digital Global 2019, elaborado por la firma We Are Social.

Le invitamos a leer: Dos modelos exitosos para promover la digitalización bancaria: Colombia y Perú

Nuevos horizontes

La empresa Backbase tiene presencia en Asia y recientemente amplió sus operaciones en América Latina, en donde participa con jugadores como Citibanamex, Banca Caja Social, Banesco, Grupo Promerica y Banco Pichincha.

“Honestamente, creo que hay un enorme potencial para digitalización en toda la región.

Muchos de los bancos actuales pueden alcanzar un mayor compromiso de sus clientes (customer engagement) y avanzar si utilizan la tecnología y la estrategia adecuada de transformación”, dice Ethan Clark.