Por Luis Gonçalves

El surgimiento de redes 5G y la implementación ilimitada de banda ancha tienen el potencial de cambiar la forma en que las ciudades definen su futuro digital. La promesa de conectividad de gigabit móvil, la baja latencia y la densidad de dispositivos sin precedentes ofrecen desarrollos nuevos y emocionantes que afectan cada aspecto de la vida pública, desde el transporte inteligente hasta la seguridad pública y la administración de residuos. Además, la pandemia de COVID-19 proyecta una luz adicional sobre la brecha digital, y vemos que un enfoque más amplio en una conectividad y un acceso a la banda ancha tienen el potencial de salvar las distancias de la cobertura.

Si bien la región de América Latina aún no ha experimentado una expansión masiva de banda ancha, existen algunas iniciativas de organizaciones que están promoviendo el desarrollo de una conectividad mejorada. Por ejemplo, el Banco Mundial aprobó en junio un programa de 94 millones de dólares para apoyar la transformación y la inclusión digital en el Caribe, además  están asesorando al Gobierno de Brasil en el registro de trabajadores informales mediante el uso de sistemas digitales de identidad, para que puedan recibir asistencia económica. A medida que los gobiernos se vayan recuperando de la situación actual, más ciudades se darán cuenta de los beneficios de una conectividad mejorada como la banda ancha para garantizar que todos sus residentes tengan acceso a servicios digitales.

Unaconectividad mejorada forma parte de la columna vertebral de las comunicaciones y las aplicaciones de las ciudades inteligentes, lo que permite que las redes transporten en tiempo real la información que hace que las ciudades sean “inteligentes”. Estas conexiones entre casi todos los tipos de equipos o dispositivos inteligentes permitirán a las ciudades reducir la congestión del tráfico y las emisiones de los vehículos, administrar la eliminación de residuos, preservar la energía y optimizar la eficiencia de los servicios públicos.

En la actualidad, los proveedores de servicios están introduciendo software que incorpora tecnología de inteligencia artificial (IA) y aprendizaje automático (ML), que pueden ser tan inteligentes y dinámicos como las propias ciudades inteligentes.

Leer: El desafío de teletrabajar; adiós al trabajo tradicional

La pandemia ha resaltado los problemas de equidad y las oportunidades para abordarlos, y los líderes gubernamentales saben que las desigualdades continuarán creciendo si no resuelven el problema ahora.

A medida que los gobiernos de todo el mundo buscan reconstruir las economías e invertir en infraestructura tecnológica, la implementación mejorada de banda ancha brinda a las comunidades la oportunidad de cerrar la brecha digital al reducir la diferencia entre los ciudadanos que tienen acceso a la conectividad de alta velocidad y aquellos que no.

La banda ancha móvil brinda a las comunidades un mayor acceso a la tecnología, la educación, la atención médica y la seguridad económica. Especialmente a medida que las escuelas y las localidades buscan una mejor conectividad para el aprendizaje remoto, las ciudades se están enfocando en alianzas con las principales empresas de telecomunicaciones o implementando sus propias redes inalámbricas privadas para cerrar la brecha digital.

La promesa de una conectividad mejorada es evidente, pero la implementación recién está empezando. Aún queda trabajo por hacer antes de que podamos satisfacer plenamente las demandas digitales tanto de las poblaciones rurales dispersas como de las ciudades grandes, variadas y densas.

Debemos recordar que la transformación digital es una evolución arquitectónica gradual y una oportunidad para que las comunidades y los gobiernos cierren la brecha de la conectividad al reconstruirse.

Síguenos en Google Noticias para mantenerte siempre informado

*Es líder de negocios de Dell Technologies para América Latina

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes Centroamérica.