El presidente de Costa Rica, Carlos Alvarado Quesada, anunció que el país centroamericano recibirá esta noche el primer lote de vacunas contra la COVID-19 por parte del dúo Pfizer-BioNTech.

En conferencia de prensa, Alvarado Quesada informó que las dosis empezarán a ser suministradas mañana, empezando con los adultos mayores que residen en hogares de larga estancia (conocidos como “asilos” o “casas de retiro”) y los trabajadores de la salud.

Sigue la información sobre la economía y el mundo de los negocios en Forbes Centroamérica

“Esto no significa de ninguna manera que la pandemia haya acabado: tenemos una altísima ocupación en las camas de hospitales y necesitamos seguir cuidándonos. Si bien ya está llegando la vacuna, tomará un tiempo para que vacunemos a toda la población, por lo tanto tenemos que seguirnos cuidando”, señaló el presidente.

Las primeras vacunas se aplicarán a personal de la salud, adultos mayores y funcionarios que trabajan en centros de larga instancia de adultos mayores.

“No es automáticamente con la vacuna que superamos la pandemia. Ahora, viene un proceso largo en la que vamos a construir entre todos una casa de inmunidad, pero esa casa se va a construir poco a poco”, comentó Daniel Salas, ministro de Salud.

Por su parte, Román Macaya, presidente ejecutivo de la Caja Costarricense de Seguro Social, solicitó a la población de su país que esperen el llamado a acudir por la inyección y que no acudan sin haber sido llamados.

Al tiempo que  instó a la población a continuar con las medidas que son uso de mascarilla, lavado de manos y distanciamiento social.

Le invitamos a seguirnos en la cuenta de Twitter

Costa Rica superó este martes los 160,000 casos de la covid-19 lo largo de la pandemia, en momentos en que los hospitales del país atraviesan por la máxima presión y con saturación en los servicios destinados a los pacientes en estado crítico.

Los datos publicados por el Ministerio de Salud indican que este martes se sumaron 911 casos nuevos, con lo que el total ascendió a 160.804.

En total han fallecido 2,051 personas a causa de esa enfermedad, para una tasa de letalidad del 1.2 %.

El pasado sábado, Costa Rica se quedó sin espacio en las 116 camas de cuidados intensivos que se dedican al los pacientes en estado crítico.

Los últimos días el espacio libre en ese servicio ha oscilado entre las 5 y las 16 camas. Este martes había 9 camas disponibles.