Por Estuardo Gasparico M.

La economía guatemalteca fue la menos dañada de Latinoamérica por la crisis del Covid-19, debido a que las medidas de prevención evitaron una ola de contagios más alta y fue posible flexibilizar el confinamiento de una forma ordenada y progresiva, asegura Sergio Recinos, presidente del Banco de Guatemala.

Además, la Junta Monetaria de este banco central decidió bajar la tasa de interés líder en 75 puntos básicos, para que el costo del crédito no se incrementara.

Además, el Congreso de la República aprobó ampliaciones presupuestarias por 2,600 millones de dólares para financiar programas sociales destinados a apoyar a las familias más vulnerables, a las empresas y a cotizantes del Seguro Social.

Le invitamos a leer: Economía guatemalteca se vislumbra con mayor optimismo para el 2020

Las medidas

El sector menos afectado fue el financiero, pues la baja de la tasa líder ayudó a una reducción del costo del dinero y a incentivar la demanda.

También se abrieron dos ventanillas de liquidez, se flexibilizó el cómputo del encaje bancario y fue modificado el reglamento de riesgo crediticio.

“Sin medidas de esta naturaleza se cae en un círculo vicioso porque los bancos exigen flujo de efectivo, las empresas se quedan sin demanda y el problema se profundiza”, explica el funcionario.

Le invitamos a leer: Los 4 efectos económicos que podría generar el coronavirus en la economía guatemalteca

Productos al alza

Sobre el nivel general de precios, este subió en octubre más del 5% debido al encarecimiento de vegetales, el transporte y electricidad, aparte de los daños ocasionados por varias tormentas tropicales.

Recinos destaca que muchos países experimentaron depreciaciones en el tipo de cambio porque hubo salida de capitales.

Dice que eso no sucedió en Guatemala, donde el dólar se mantiene en alrededor de 7.70 quetzales y cuando se ha registrado alguna variación importante, el Banco de Guatemala ha participado en el mercado cambiario. Como resultado, la depreciación hasta noviembre era de sólo 1%.

VIDEO: Dionisio Gutiérrez, el rescate de la economía post Covid-19

De regreso

“Los indicadores económicos de Guatemala se han comportado muy bien, lo que permite prever un crecimiento económico de 3.5% en 2021. En caso de alguna eventualidad mayor, se podría analizar otro movimiento en la tasa líder actual, que ahora es de 1.75%, lo que sería suficiente para apuntalar el crecimiento, pero sólo si la inflación no aumenta”, asegura.

Le invitamos a seguirnos en la cuenta de Twitter: @Forbes_CA