Quinientas dosis de la vacuna contra el COVID-19  tuvieron que ser desechadas porque no se refrigeraron adecuadamente, al parecer fueron dañadas deliberadamente por un empleado, dijo el miércoles el personal del hospital de Wisconsin.

El Centro Médico Aurora (en Wisconsin, Estados Unidos) informó el sábado inicialmente sobre las dosis echadas a perder y señaló que fueron dejadas a temperatura ambiente durante la noche por un empleado en el Centro Médico Aurora de Grafton.

Sigue la información sobre la economía y el mundo de los negocios en Forbes Centroamérica

En un comunicado emitido el miércoles por la noche, el  Centro Médico señaló que el empleado implicado “reconoció que las vacunas fueron retiradas intencionalmente de la refrigeración”.

“Se demorará la vacunación de más de 500 personas”

Te recomendamos: Moderna se alía con Recipharm para producir la vacuna COVID-19 fuera de EU

Aurora dijo en el comunicado que el empleado fue despedido y que el asunto fue turnado a las autoridades para mayor investigación. No se dio a conocer el posible motivo de esa acción, y los directivos del sistema de salud no han respondido para tener más información al respecto. 

“Continuamos creyendo que la vacunación es nuestra salida de la pandemia. Estamos más que frustrados de que el proceder de este individuo demorará la vacunación de más de 500 personas”, dice el comunicado.

Síguenos en Google Noticias para mantenerte siempre informado

El Centro Médico declinó brindar información adicional, pero afirmó que el jueves dará más detalles. 

Con información de agencias.