Los emprendedores de Costa Rica luchan por reinventarse. Como consecuencia, las empresas aprovechan las plataformas digitales para crecer y subsistir, mientras que nacen nuevos proyectos productivos para impulsar la reactivación económica tras la aparición del Covid-19.

Los emprendedores “hemos tenido una participación en las mesas de diálogo con el gobierno y otros actores por la importancia [que tenemos], y que en la reactivación económica seamos un sector sumamente atendido, con una prioridad alta”, asegura Ana Yann Carmona Álvarez, presidenta de la Asociación de Emprendedores de Costa Rica (Asecri).

Estos empresarios han luchado para ser tomados en cuenta en las políticas de recuperación económica costarricense. Su importancia no es menor: 97.6% de la actividad empresarial corresponde a la participación de las micro, pequeñas y medianas empresas.

Le invitamos a leer: Promesas de los Negocios 2020

Periodo de adaptación

Algunos emprendimientos se adecuaron a las restricciones y reinventaron sus modelos para continuar con su operación, mientras que otros proyectos tuvieron que frenar sus actividades, sobre todo, aquellas unidades productivas que están relacionadas con el segmento de servicios.

Sin embargo, Carmona Álvarez reconoce que también han surgido nuevas iniciativas en plena crisis sanitaria. Los negocios relacionados con la tecnología han despegado.

Le invitamos a leer: Ser emprendedor sin perderse en el intento

“Es una época en la que nos toca cambiar y seguir impulsando al máximo la resiliencia. Es una era mundial en la que los emprendimientos han tenido un crecimiento muy importante”, dice Carmona Álvarez.

Además, argumenta que muchas personas han emprendido por necesidad, pero basados en conocimientos especializados, lo cual también trae un crecimiento económico para el país.

Le invitamos a leer: El emprendedor que revoluciona las matemáticas

La fuerza de las mujeres

El 95% de las personas que emprenden lo hacen por gusto y para crear desarrollo social, de acuerdo con los asociados de la Asecri.

En este proceso, las mujeres han jugado un rol determinante. Se estima que un 67% de las iniciativas de negocio son lideradas por empresarias, mientras que el resto lo encabezan hombres, de acuerdo con datos de la asociación; aunque la cifra bien podría ser mayor, ya que existen empresarias que no tienen conciencia del papel económico que les otorga su negocio.

En Costa Rica hay mucho talento, pero hay que ofrecerle educación. Necesitamos ayudar al emprendedor, porque la región centroamericana puede ser igual de próspera, pero necesitamos alfabetizar y concientizar sobre los procesos de emprendimiento”, propone.

Le invitamos a seguirnos en la cuenta de Twitter: @Forbes_CA