Reuters.- Más de 200 empleados de Google en Estados Unidos han formado un sindicato, según escribieron los líderes sindicales electos en un artículo de opinión del New York Timeseste lunes.

El Alphabet Workers Union tiene como objetivo garantizar que los empleados trabajen con un salario justo, sin temor a abusos, represalias o discriminación, según el texto de los dirigentes del sindicato.

“Hoy, nos basamos en años de esfuerzos organizativos en Google para crear una estructura formal para los trabajadores. Hasta ahora, 226 de nosotros hemos firmado tarjetas sindicales con Communications Workers of America, el primer paso para ganar una unidad de negociación reconocida según la ley estadounidense. En otras palabras, estamos formando un sindicato”, apuntaron los líderes Parul Koul y Chewy Shaw.

Sigue la información sobre la economía y el mundo de los negocios en Forbes Centroamérica

Koul, ingeniera de software en Google desde 2019 firmó el texto como presidenta ejecutiva del Alphabet Workers Union, en tanto que Shaw, ingeniero de confiabilidad de sitios en Google desde 2011m, se identificó como vicepresidente de la nueva organización.

A diferencia de un sindicato en forma, que demanda un mejor contrato para los empleados, el Alphabet Workers Union primero se esforzará en dar estructura y longevidad al activismo en Google, más que negociar mejores prestaciones , señalaron los líderes.

Google no ha respondido hasta el momento a una solicitud de comentarios de Reuters.

Le invitamos a seguirnos en la cuenta de Twitter

“Nuestras metas van más allá de la pregunta ‘¿se le paga bien a la gente?'”, dijo Chewy Shaw, un ingeniero de Google en San Francisco y vicepresidente del comité organizador, en declaraciones al diario The New York Times. “Nuestras preocupaciones son mucho más amplias”, agregó.

“Alphabet sigue sancionando a quienes se atreven a levantar su voz, e impide que los trabajadores se expresen sobre asuntos delicados y que son de importancia pública, como los monopolios”, agregó.

Según la CWA, los trabajadores de Google que ahora se han organizado han sido objeto de intimidación y despidos “descaradamente ilegales”, algo que, dijo, confirmó recientemente la Junta de Relaciones Laborales.

“En lugar de escuchar a sus trabajadores, Google contrató a (la consultora) IRI Labor Relations, una firma notoriamente anti gremial, para impedir la organización”, añadió. “Así es como los ejecutivos de Google eligieron interactuar con los trabajadores”.