No todos los bancos miran a las firmas del sector fintech como una amenaza. Las instituciones financieras tradicionales están convencidas que las alianzas con las empresas del sector tecnológico les ofrecen oportunidades para crecer y llegar a nuevos clientes.

“Los bancos tenemos un mercado que atender y ciertas capacidades. Las fintech nos dan mayor escalabilidad sin generar un alto costo”, asegura en entrevista Michel Caputi, director general corporativo de Bantrab, en Guatemala.

Las fintech pueden abrir brecha para que los bancos tradicionales tengan la oportunidad de ofrecer servicios con los que no cuenta una firma de este mercado tecnológico y financiero.

Le invitamos a leer: La oportunidad dorada de las fintech en Latam

Las regulaciones

En Guatemala no existe una regulación específica en el caso de las fintech, lo que hace que sus transacciones al público puedan ser limitadas.

“Nosotros como banco podemos otorgar otra escala de servicios a clientes que ya se empiezan a sentir más cómodos con el manejo de sus finanzas a través de estos medios”, explica Caputi.

Por ejemplo, Bantrab está explorando una alianza con Hugo App, una aplicación de envíos a domicilio, para ofrecer servicios financieros a las pequeñas y medianas empresas (Pymes).

Los bancos tienen el reto de contar con una mayor capacidad tecnológica instalada. “Tenemos partners cada vez más potentes y más seguros. Por ejemplo, estamos construyendo ecosistemas con Google o Amazon, ya que cuentan con una nube y disponibilidad de servicios”, dice Michel.

Le invitamos a leer: La pandemia impulsó la digitalización de la banca en Centroamérica

Inclusión financiera

En Guatemala, 50% de los emprendimientos fintech se enfoca en ofrecer soluciones orientadas a mejorar los niveles de inclusión financiera, y destaca entre los países con mayor porcentaje de proyectos dirigidos a segmentos excluidos o subatendidos en la región, de acuerdo con el último informe Fintech América Latina 2018, publicado por el Banco Interamericano de Desarrollo.

La apuesta en Guatemala es elevar la bancarización, ya que sólo un 35% de la población tiene activo un servicio contratado con las instituciones financieras.

Le invitamos a leer: Soluciones digitales para promover la inclusión financiera

La educación es clave para lograr este objetivo: “La herramienta tecnológica por sí misma no va a bancarizar a las personas. Entonces hay que acompañarla de una estrategia con impacto social”, dice el directivo.

Michel Caputi participa como juez en certámenes como Roads to Innovate, competencia centroamericana que busca el fortalecimiento del ecosistema emprendedor.

“Los emprendimientos que más van a tener éxito son los que de alguna forma están ayudando a la humanidad a complementar o facilitar su vida”, asegura.

Le invitamos a seguirnos en la cuenta de Twitter: @Forbes_CA