Panamá será la nación centroamericana con el mejor crecimiento para 2021, ya que se prevé que tenga un Producto Interno Bruto (PIB) de 5.1%, mientras que le seguirá El Salvador con un crecimiento de 4.6%, reveló Banco Mundial en sus perspectivas globales para este año.

A pesar de que su economía es de las más robustas en Centroamérica, Costa Rica tendrá un crecimiento de 2.6% para 2021, luego de una contracción de 4.8%.

Los otros dos países del Triángulo Norte Guatemala y Honduras tendrán crecimiento de 3.6% y 3.8%, respectivamente indica Banco Mundial.

Leer: Cómo hacer de las remesas un motor económico de Centroamérica

Banco Mundial prevé que Nicaragua siga sufriendo los efectos del COVID-19, debido a que la economía se contraerá 0.9%.

En el Caribe, República Dominicana tendrá un crecimiento de 4.8%.

Respecto al crecimiento de Centroamérica, Banco Mundial espera una recuperación del crecimiento, al 3.6%, este año, con el respaldo de un mayor ingreso de remesas y una demanda de exportación más sólida, así como la reconstrucción después de dos huracanes.

En el Caribe, se prevé un repunte del crecimiento, al 4.5%, impulsado por una recuperación parcial del turismo.

La institución global estima que América Latina crecerá 3.7% en 2021 si se flexibilizan las iniciativas para mitigar la pandemia, se distribuyan vacunas, se estabilicen los precios de los principales productos básicos y mejoren las condiciones externas.

No obstante, el repunte será muy débil y se produce después de una década de crecimiento lento. En un escenario negativo, en el que se retrase la distribución de las vacunas, con efectos económicos secundarios, el crecimiento podría ser aún menor, del 1.9%.

Le invitamos a seguir nuestra página de Facebook

El panorama presenta riesgos adversos. El ritmo de actividad podría disminuir por varios factores, entre ellos, la imposibilidad de contener la pandemia, problemas relacionados con la deuda y el financiamiento externo, el resurgimiento de tensiones sociales, daños económicos ocasionados por la pandemia cuya gravedad no se previó, y perturbaciones relacionadas con el cambio climático y los desastres naturales.