Por Alejandro Milla Paredes

La pandemia de COVID-19 desveló a nivel industrial la sorprendente falta de preparación para afrontar una crisis de esta magnitud. En el sector financiero, algunos efectos negativos de la pandemia en la región latinoamericana son el deterioro del crédito y el incremento de la morosidad.

A pesar de los desafíos en materia económica del actual escenario en la región, la pandemia ha sido, sin duda, el principal estímulo para la transformación digital del sector financiero en general y de la industria de cobranza en particular.

Sigue la información sobre la economía y el mundo de los negocios en Forbes Centroamérica

En este sentido, el reporte “Comportamiento de las carteras crediticias en Latinoamérica, antes del covid-19 y en la nueva normalidad” de ICM Credit, afirma que en este año la situación operativa de los bancos sufrió un profundo daño y el pronóstico sugiere una recuperación lenta.

No obstante, el reporte señala que la digitalización bancaria se ha acelerado debido a la pandemia, provocando una reestructuración crediticia e impulsando la consolidación de deuda.

La nueva realidad de la cobranza en Latinoamérica

En el marco del 16° Congreso Internacional de Crédito y Cobranzas, organizado por la Asociación Colombiana de la Industria de la Cobranza (Colcob), se impartió la ponencia “La nueva realidad de la Cobranza en Latinoamérica: experiencias y visión”.

En esta presentación, se destacó el impacto perjudicial que la pandemia ha tenido en el área de cobranza y recuperación en todos los países de la región, notando los niveles alarmantes del incremento de la morosidad en el primer mes de cuarentena.

Asimismo, se reconoció que un efecto positivo de la pandemia fue la aceleración digital que se encontraba en curso, y se subrayó la necesidad en esta nueva realidad de continuar con la transformación digital, buscando mayor agilidad, flexibilidad y adopción de tecnología.

El futuro de la cobranza en Latinoamérica

La situación futura en la región es incierta. Al respecto, las nuevas proyecciones de crecimiento, entregadas por la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), destacan cambios estructurales en el mediano plazo en la organización productiva, el comercio internacional y el actual modelo de globalización.

Le invitamos a seguir nuestra página de Facebook

Esta pandemia no solamente vino a poner a prueba la capacidad de reacción y continuidad de las operaciones de las industrias del sector financiero, sino también su disposición para renovarse con el fin de alcanzar sus objetivos. 

En este aspecto, la transformación digital de las organizaciones financieras es una muestra de la facultad creativa de todo un sector industrial para estar a la altura de una situación compleja que exige del talento humano soluciones innovadoras.

Por lo tanto, el momento de reinventarnos en la industria de la cobranza ha llegado.  Las decisiones que se tomen durante este tiempo de incertidumbre serán determinantes para el día después de la pandemia.

*Es empresario de la Industria de Contact Center.

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes Centroamérica.