Por Mirna Gutiérrez

Un docente no cumple con las expectativas de sus alumnos en clase, pero nadie del grupo se atreve a decirle nada. Esta historia es común en muchas escuelas, pero un grupo de jóvenes panameños decidió convertirla en una idea de negocio para obtener una mejor educación.

Así fue como Jesús Riquelme, Isaac De León, Maycol Cuervo y Vicente Pitty, fundaron Convidea, emprendimiento que empezó a operar en 2019, con una inversión inicial de 120 dólares.

A través de una encuesta de satisfacción, la plataforma, basada en una aplicación, brinda informes que permiten a las organizaciones educativas conectar mejor con sus alumnos y orientar su proceso de mejora continua.

Le invitamos a leer: Estas son las apps que están acercando a las personas en tiempos de contingencia

Educación con data

Cuenta con una herramienta de monitoreo que realiza un análisis global de la experiencia del grupo; y otra de gestión, con la que se pueden visualizar los datos individualmente.

El próximo año tienen contemplado agregar variables como asistencia, calificaciones, orientación vocacional, entre otras, para obtener un perfil más completo.

“Queremos lograr una transformación en los entornos educativos de América Latina, ya sea mejorando las prácticas de los docentes o la interacción con el estudiante”, afirma Jesús Riquelme, cofundador de Convidea.

Le invitamos a leer: El emprendedor que revoluciona las matemáticas

En día de pandemia

Ante la pandemia de Covid-19, los emprendedores tuvieron que reorientar su estrategia y adaptarse a la nueva normalidad.

En Panamá, algunos centros educativos tuvieron que cerrar sus puertas, perdiendo a algunos elementos de su plantilla estudiantil, por lo que las negociaciones que Convidea tenía con algunas organizaciones se detuvieron.

Para hacer frente a esta crisis, el emprendimiento adaptó la plataforma y crearon cuentas particulares para docentes, reforzaron su presencia en redes sociales, comenzaron a realizar webinars con especialistas en temas de educación para atraer a más usuarios, y ofrecer consultorías sobre retención y captación de nuevos alumnos.

Le invitamos a leer: Ser emprendedor sin perderse en el intento

Año de crecimiento

Asimismo, reestructuraron sus costos, que hoy van desde los 10 dólares mensuales para el plan particular, con funcionalidades limitadas, hasta 57 dólares por el plan institucional por cada grupo de estudiantes al año, con funciones avanzadas.

Riquelme comenta que, ante la crisis de salud y financiera, los colegios se están dando cuenta de la importancia de retener a sus educandos, por lo que consideran que 2021 será un año de crecimiento.

“A futuro buscamos ser un asistente automatizado que mejore las experiencias educativas”, indica.

Le invitamos a seguirnos en la cuenta de Twitter: @Forbes_CA