EFE).- La opositora Coalición Nacional abogó este sábado por la construcción de una plataforma electoral amplia e inclusiva para enfrentar al gobernante Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) –en el poder en Nicaragua desde hace 14 años– en los comicios generales del 7 de noviembre próximo.

En una declaración, esa coalición sostuvo que ese llamado de unidad “ha sido la propuesta constante, firme y sin vacilaciones” desde su conformación, y que han sido “consecuentes con la filosofía de sumar y no restar, de juntar los vigores dispersos, para evitar el grave daño que nos han hecho la desunión” de la oposición en el país centroamericano.

“Desde la Coalición Nacional reiteramos el llamado a la unidad, sin ningún tipo de distinción para enfrentar con fortalezas y determinación a la dictadura”, señaló esa agrupación política, en alusión al Gobierno que preside el sandinista Daniel Ortega.

La coalición extendió un llamado a todas las fuerzas políticas y sociales opositoras a unirse alrededor de un “compromiso nacional para el rescate de la democracia y las libertades” que, a juicio de ese grupo, se han erosionado con el retorno de Ortega al poder en enero de 2007.

Lee también: MRS de Nicaragua inicia convención para distanciarse de su pasado sandinista

Selección de candidaturas

Ese compromiso, señaló la coalición, debe pasar por “un plan de acción que posibilite luchar juntos” para alcanzar los objetivos y que incluya, entre otros, aprobar un procedimiento democrático para la selección de candidaturas a cargos de elección popular, “poniendo en práctica el compromiso con la democracia”.

También expresar nacional e internacionalmente, “con la fortaleza que proviene de la unidad y a una sola voz, los planteamientos y demandas en favor de la democracia”, entre ellos demandar la realización de unas elecciones “bajo estándares democráticos internacionales que se deberán alcanzar mediante el esfuerzo común”.

Además, instar a la restitución de las garantías constitucionales y la derogación de un paquete de “leyes antidemocráticas y excluyentes”, a como ese grupo califica la Ley Reguladora de Agentes Extranjeros, la Ley Especial de Ciberdelitos, y una norma que inhibirá las candidaturas de aquellos nicaragüenses que, entre otros, aplaudan la imposición de sanciones contra el Estado y sus ciudadanos, que además serán considerados “traidores a la patria”.

Asimismo, la coalición demandó la liberación total y definitiva de los denominados presos políticos, que suman más de 100, y el retorno seguro de las decenas de miles de exiliados que se marcharon tras el estallido social de abril de 2018.

Reforma electoral

Otro de los puntos a los que los grupos opositores se deben comprometer antes de los comicios, es a la aprobación de una “profunda reforma electoral”, y a consensuar un plan de Gobierno para la construcción de una “Nicaragua democrática, en el marco de la libertades públicas, justicia, equidad social y respeto a los derechos humanos”.

La coalición la integran el Partido de Restauración Democrática (PRD), el indígena Yatama (“Hijos de la madre tierra” en lengua miskita), y las organizaciones Fuerza Democrática Nicaragüense (FDN), Unidad Nacional Azul y Blanco, y Movimiento Campesino.

En diciembre pasado, esa agrupación decidió separar de su seno al Partido Liberal Constitucionalista (PLC), del expresidente nicaragüense Arnoldo Alemán (1997-2002), debido a que ese colectivo atraviesa una crisis interna y ha dejado que el Consejo Supremo Electoral, controlado por los sandinistas, decidan su suerte.

En octubre pasado la Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia decidió salir del grupo por decisión propia.

Los opositores buscan cómo derrotar a los sandinistas, dirigidos por Ortega, de 75 años, que mañana cumplirá 14 años consecutivos en su segunda etapa como presidente de Nicaragua, tras coordinar una Junta de Gobierno de 1979 a 1985, y presidir por primera vez el país de 1985 a 1990.

Síguenos en Google Noticias para mantenerte siempre informado