En Louis Erard saben que un reloj clásico no se puede reinventar del todo; sin embargo, la firma suiza está dispuesta a intentarlo con una mirada fresca que le dote de un aire más contemporáneo a su nueva propuesta Excellence Triptych, integrada por tres exclusivos guardatiempos.

Esta firma independiente se ha abierto paso desde 1929 en el mundo de la alta relojería, ganándose un lugar propio a través de su visión acerca de los relojes de estética clásica, en donde pareciera que no toma mucho riesgo; las estilizadas líneas de diseño de su propuesta dicen lo contrario.

La nueva triada de relojes se compone de un regulador y un crono de 30 minutos con monopulsador. En todos los casos cuentan con códigos estéticos, en donde resaltan las agujas de horas y minutos con un diseño que recuerda a los abetos de la zona del Jura, en donde tiene su sede esta firma.

relojs Louis Erard
Foto: Cortesía Louis Erard.

También te puede interesar: Bvlgari revela su pináculo de diseño de alta relojería

Las tres piezas comparten un audaz diseño compuesto por una caja redonda de acero inoxidable de 42 mm —que por momentos recuerda a los relojes de bolsillo antiguos—, resguardada por un cristal de zafiro abombado con tratamiento antireflejante; esto contribuye a darles un aspecto más contemporáneo.

La esfera opalina de cada uno de estos guardatiempos los dotan de un aire de los años 50 del siglo XX, aunque revitalizada con acabados en satinado, cepillado, caracol y corte diamante.

reloj Louis Erard
Foto: Cortesía Louis Erard.

Una correa de piel de Nobuck en tono café chocolate y cierre de hebilla complementan de forma armoniosa los nuevos relojes de la firma suiza.

Mientras el ‘Excellence Petite Seconde’ posee un movimiento automático calibre Sellita SW261-1 con tres agujas y segundero a las seis; el ‘Excellence Régulateur monta un Sellita SW266-1 con segundero a las seis y horas a las 12.

reloj Louis Erard
Foto: Cortesía Louis Erard.

El tercer reloj que complementa esta familia es el ‘Excellence Chrono Monopoussoir’: integra un calibre Sellita SW50PCA de carga automática y posee una reserva de marcha cercana a las 48 horas.

Con estas nuevas piezas Louis Erard renueva su visión de un reloj que, sin perder los códigos estéticos clásicos, puede renovarse con maestría.

También te puede interesar: Blancpain arriesga al límite con dos propuestas de alta relojería

Síguenos en:

Twitter

Facebook

Instagram

Suscríbete a nuestro newsletter semanal aquí