Por Rosa María Bolaños

El número de licencias y de metros cuadrados autorizados para construcción reflejan drástica caída en el 2020. También bajaron las ventas de inmuebles y se aplazaron diversos proyectos, sin embargo, en el sector mejoraron las expectativas para el 2021, según análisis de la Cámara Guatemalteca de la Construcción (CGC) y de la Asociación de Desarrolladores Inmobiliarios de Guatemala (Adig).

La demanda de inmuebles durante el tiempo que estuvieron restringidas o hubo cierre de actividades (de abril a agosto) en el 2020 bajó drásticamente entre 30% o 40%, con respecto a los meses anteriores a la pandemia del covid-19, mencionó Carlos García, presidente de Adig.

Expuso que ese comportamiento cambió y en el último cuatrimestre empezó a generarse la reactivación del mercado.

Proyectos rezagados

El año pasado había en ejecución alrededor de 140 proyectos en el departamento Guatemala, pero luego de la reapertura paulatina la ejecución se ubicó entre el 20% o 25%.

Mencionó que en el 2021 y en el 2022 los proyectos que se verán en ejecución son los que ya venían en un proceso de planificación, diseño y licencias que se tramitaron en el 2017 al 2019, incluso en el 2020 ya se experimentaron demoras en tramitología por el cierre de actividades u horarios restringidos, incertidumbre, y readecuación de proyectos, o el aplazamiento de decisiones de inversión.

Sigue la información sobre la economía y el mundo de los negocios en Forbes Centroamérica

“Se prevé que los proyectos que ya tienen clientes, un esquema de comercialización y reservas se van a ejecutar entre 2021 y 2022.  En el 2021 vamos a ver proyectos que son de licencias prepandemia, lo cual ayudará a mantener el dinamismo del sector”, agregó.

También se detuvieron decisiones para determinar si los proyectos requerían replantearse, ya que las reglas del juego, el mercado y el modelo de hacer negocios cambió, y el consumidor aún está en esta transición de cambio tanto de poder ver su poder adquisitivo, como en su necesidad y su capacidad de endeudamiento.

El consumidor también tiene la expectativa de qué pasará con su trabajo y con los estudios de sus hijos, por lo que aún se está en etapa de transición de los mercados. Se espera que en el 2021 se van a acelerar más esa transición, consideró el ejecutivo.

Menos licencias, menos construcciones

Datos proyectados para el cierre del 2020 refieren que cayó en 1 millón 105 mil 789 (-38.53%) el número de metros cuadrados autorizados para construcción, y se situó en 1 millón 766 mil 152.20, informó Janio Rosales, director ejecutivo de la CGC.

En tanto, la variación interanual de licencias de construcción fue de -17.65%, una caída de 1 mil 078 licencias, pasando de 6 mil 108 en el 2019 a 5 mil 030 en el 2020.

Respecto a los precios de inmuebles, el directivo mencionó estarán estables, los rangos para vivienda van desde US$550 hasta US$1 mil por metro cuadrado, dependiendo del tipo de proyecto.

“El nicho mercado es muy amplio, en el 2021 se va a mantener la base donde las variaciones de precios van a ser entre 2 a 3 puntos porcentuales”, agregó. La demanda también está experimentando cambios, explicó García.

El teletrabajo ha cambiado también ciertas demandas, aunque las empresas necesitan seguir teniendo sus domicilios fiscales, hubo un incentivo en varias personas que consideran que van a seguir en teletrabajo de buscar casas en las afueras de la ciudad para buscar jardín, un entorno más agradable.

“Podríamos decir que la búsqueda de vivienda (se concentra en zonas) como Carretera a El Salvador o Villa Nueva” pero se debe tomar en cuenta que el país tiene una población joven, un segmento que demanda estar cerca de la ciudad, algunos prefieren no tener vehículos, movilizarse por otras alternativas por lo que la oferta de apartamentos va a continuar” dice García.

Añade que ahora que las personas pasan más tiempo en su casa pueden ver que le hace falta ampliación o remodelación, un estudio, que la cocina no es tan funcional, entonces empezó a ver que su vivienda actual no satisface sus necesidades e incluso puede considerar modelo de compra a una nueva vivienda, pero hace falta más certeza.

Buena expectativa para 2021

Las expectativas de crecimiento para el 2021 mejoraron en el sector. Según el Índice de Confianza de la Actividad de la Construcción –que mide la percepción sobre la situación económica actual y el ambiente para hacer negocios–, en septiembre del 2020 los empresarios del sector esperan crecer para el 2021 un 2.7%, sin embargo, el índice a diciembre refería que las expectativas mejoraron a 4.4%.

El 92.6% de la muestra entrevistada en diciembre para ese índice considera que la expectativa del sector construcción mejorará durante 2021 y los encuestados creen que el crecimiento se dará durante los meses intermedios del año, expuso Rosales.

Sigue la información de la pandemia de coronavirus y su impacto en la economía

Debido al impacto económico generado por el covid-19, el comportamiento en 2020 del sector construcción relejó una caída del -6.1%, según datos del Banguat a noviembre, cita el informe de la Cámara. Para ese año inicialmente se proyectaba un crecimiento del 4%.

“Las perspectivas de crecimiento cayeron 10.1 puntos porcentuales a raíz de la pandemia. En 2021, la reactivación del sector construcción tendrá el mayor impacto en la economía nacional. El Banguat proyecta un crecimiento del 7% para el sector siendo el que más crecerá mientras que el aporte al PIB será del 4.4%”, se agregó.

La inversión del sector ha sido estable y el mercado retomará su propio ritmo gradualmente para lo cual se está preparado, refirió la entidad.

Aún con esas mejores expectativas, la encuesta de diciembre refleja que el Índice de Confianza del Sector Construcción a ese mes se situó en 51.54 puntos, una baja de 2.75 puntos respecto de noviembre y representa una variación de -5.06%-

De forma interanual con respecto a diciembre del 2019, la baja es de 15.60 puntos (-14.61%). Ese comportamiento está influido por la pandemia, la cual crea incertidumbre y merma los pronósticos de crecimiento para este año, explica esa organización.

Pero sube precio de materiales…

El presidente de la Asociación de Desarrolladores Inmobiliarios de Guatemala (Adig) comentó que se generó la especulación de que los precios debían de bajar en el 2020, sin embargo, que debido a las medidas bajo las cuales se debe operar subieron los costos.

Comentó que en el mercado internacional de acero está subiendo de nuevo el precio y para el 2021 prevén que siga al alza, aunque esperan que no sean muy drásticas.

El concreto está estable, el PVC anualmente tiende a tener un alza. En el caso de materiales eléctricos y la de la grifería, artefactos sanitarios el país no es productor y durante la pandemia el tercer trimestre la logística fue impactada por un incremento en costos porque aumentó la demanda. En el mercado local hubo quiebres o desabastecimiento de inventario debido a una “competencia ardua por el flete”, agregó.

En el caso de oficinas todavía no hay una claridad de la forma de regreso de muchas actividades económicas y puede tener una adecuación en torno a la oferta, porque habrá menor cantidad de metros cuadrados en ejecución ya que se trabajarán los proyectos que ya venían de otros años y entrarán en etapa de culminación.

 “Hay una recuperación, pero se va a potencializar más en función que pueda haber certeza y celeridad en el mercado tanto en torno a las decisiones políticas como a las decisiones sociales, es decir que la banca esté sólida, que exista confianza para atraer inversión, mejorando las condiciones que puedan hacer atractivo a Guatemala como un país de inversión”. Carlos García, presidente de Adig. 

En proyectos habitacionales en el 2021 no se verá un crecimiento en la cantidad sino se trabajarán los que quedaron del 2020.

Los proyectos entrarán a revisión para definir si se continúa con el original o requiere readecuaciones debido al cambio en la demanda y modelos de negocio, entre otros factores.

Giro en la demanda

Respecto a la parte comercial dijo que ya venía la tendencia de desarrollos de plazas de conveniencia porque las personas prefieren no tardar tanto tiempo en bajar a hacer sus compras.

Además, los grandes centros comerciales ya logran atender la demanda de cada diferente sector, y el modelo comercial es a largo plazo, por lo que algunos hicieron readecuaciones en porcentaje de renta, de modelo de operación.

Aunque creció el comercio electrónico en Guatemala, seguirán los centros comerciales grandes porque son los puntos de esparcimiento social que se tienen. También los centros de entretenimiento u de ocio tanto dentro como fuera de la ciudad, pero con amenidades donde se pueda convivir con la naturaleza y compartir de diferente forma. Eso ha pasado con los restaurantes que tienen áreas al aire libre, comentó García.

Le invitamos a seguir nuestra página de Facebook

“Hoy vemos que muchos restaurantes del interior son puntos de destino porque tienen área verde y hay una población con la necesidad de salir, de interactuar, de socializar”, expuso.

García explico que el país debe trabajar en políticas para lograr acceso a créditos, ya que a pesar de la incertidumbre que hay por la situación laboral que generó la pandemia y el pago de la hipoteca, se ve una banca sólida, con capacidad de para seguir otorgando financiamiento, pero lo que se necesita es generar las políticas que incentiven el desarrollo para tener acceso a vivienda.

Efectos críticos sobre la construcción

Los factores que pueden incidir en el crecimiento del sector construcción durante 2021 según los empresarios encuestados por la Cámara son:

  • Los trámites para construcción, es el factor que más preocupa a los encuestados ya que el 68.2% lo seleccionó como el factor de incidencia.
  • En segunda posición, con el 54.5%, se encuentran la pandemia del covid-19 y el Plan de Reactivación Económica del Estado post Pandemia,
  • En tercera posición para este año está la incertidumbre política con 31.8%.

*En alianza con Prensa Libre