El momento para reinventarse ha llegado. Los hospitales y servicios de salud han sido los primeros que han asumido la responsabilidad de lograr un cambio significativo frente a la pandemia de Covid-19. La tecnología y el tiempo son factores clave para la transformación en medio de la crisis sanitaria.

“Es una oportunidad muy grande para reinventarnos, rediseñar modelos y lanzar productos”, asegura Ricardo Vásquez, gerente general de Grupo Hospitalario La Paz, basado en Guatemala.

Al mal paso, darle prisa. Así es como las empresas de la región miraron el desafío que les representaba la crisis y decidieron hacer los cambios que les permitieran atender a los pacientes con coronavirus, así como a los que padecen otras enfermedades.

Grupo Hospitalario La Paz, que tiene más de 1,300 colaboradores en diferentes turnos y servicio, observó los acontecimientos mundiales y se preparó para enfrentar los retos de infraestructura médica.

“Sin tecnología no hubiéramos podido adaptarnos a la velocidad que logramos hacerlo”, asegura Vásquez.

El reto fue mostrar a los usuarios de la cadena de hospitales que había procesos en los hospitales para garantizar la atención de todos los pacientes, con el propósito de evitar que la gente dejara de atenderse de padecimientos distintos al SARS-CoV-2.

Le invitamos a leer: Latinoamérica debe reforzar los sistemas de salud ante futuras pandemias

Nuevos jugadores

Sin embargo, los hospitales no han sido la única historia escrita durante esta emergencia. El sector de la salud ha experimentado la entrada de nuevos jugadores tecnológicos que ofrecen servicios de atención médica para el grueso de la población. La insurtech Asistensi es uno de los nuevos protagonistas en la región.

“Al ser una empresa que nació en plena pandemia [“covidian”] estamos creciendo a un muy buen ritmo y tenemos planes muy concretos para ampliar nuestra oferta a otros países en el corto plazo”, asegura Andrés Simón González-Silén, presidente ejecutivo y cofundador de Asistensi.

Así es como la empresa intenta atender a un mercado con grandes necesidades en términos de salud. El equipo de Asistensi planea abrir nuevas operaciones en Latinoamérica y tiene como meta estar presente en al menos 10 países más para 2025.

Le invitamos a leer: Pandemia por COVID-19 debe hacer a sistemas de salud más eficientes

Innovar para servir

En 2002, Vásquez inició su trayectoria profesional en Banco Industrial; con una formación académica de ingeniero industrial trabajó en áreas como la de servicio al cliente y tarjetas de crédito. Tras 14 años de carrera en la institución financiera dio un giro a su carrera y llegó a
Grupo Hospitalario La Paz.

En el año 2017, el ejecutivo asumió varios retos en la cadena de nosocomios. Uno de ellos fue alinear los intereses del hospital y los profesionales de la salud para atender a más pacientes.

En ese entonces, no imaginó que en 2020 enfrentaría uno de los retos más grandes en su carrera: una pandemia.

El 7 de enero de 2020, el grupo hospitalario ya contaba con un grupo de expertos para asesorarse en la emergencia y prepararse para atender a los pacientes que llegarían a los hospitales en los meses siguientes. La formulación de escenarios fue la opción que tomaron.

La cadena de hospitales decidió implementar protocolos y prepararse frente a la llegada de la pandemia a Guatemala. Una de las decisiones clave fue aislar parte de la infraestructura médica para atender pacientes y tener una ventaja competitiva en el mercado.

“Nosotros aislamos hospitales por completo y no sólo un área específica”, dice.

Le invitamos a leer: La inversión en salud es un reto para Centroamérica: BCIE

Los pasos

El primer paso fue garantizar el acceso al material de protección necesario para el personal médico y realizar pruebas de antígeno para detectar el virus en cualquier paciente que ingresara al hospital, lo que les permitió ubicar casos asintomáticos, que recibieron aislamiento y atención diferenciada.

El hospital hizo la contratación de especialistas médicos, como lo son los infectólogos, quienes participaron en la formulación de la estrategia de atención a los pacientes y el uso eficiente de los recursos médicos.
De los cuatro infectólogos que asesoraron al gobierno de Guatemala, dos de ellos forman parte de la plantilla médica de los hospitales.

La empresa destinó cuatro hospitales, de un total de seis, para atender a los pacientes de Covid-19: “Hemos podido ayudar a la recuperación de más de 500 pacientes, de los cuales la mayoría se recuperaron. Eso es bastante alto para las cifras de atención de la medicina privada en Guatemala”, dice el ejecutivo.

La atención brindada incluye a mujeres embarazadas con pruebas positivas de Covid-19, lo que trajo la necesidad de instalar un área especial de pediatría. Los hospitales realizaron un cambio en las instalaciones de gases médicos para poder brindar más oxígeno a una mayor cantidad de personas.

“Esto permitió atender a múltiples pacientes de cuidado intensivo”, dice Vásquez.

En marzo de este año, Guatemala reportó al primer contagiado en su territorio y los hospitales La Paz ya contaban con toda la estrategia para enfrentar un virus desconocido para todos.

“El tiempo nos dio la razón. En mayo y junio, que fueron meses muy altos [por números de contagios], nosotros estuvimos atendiendo más de 60 hospitalizados al día”, reporta Vásquez.

El sistema fue adaptado para adecuarse a los constantes cambios. Así fue como decidieron también ofrecer servicios de telemedicina.

Hoy, tras la baja en el número de pacientes que eran atendidos, el siguiente paso ha sido comenzar con una reconversión de los hospitales destinados a personas que padecían coronavirus, para atender nuevamente a la población en general.

“Pudimos ir abriendo y controlando los diferentes volúmenes para ajustar nuestra capacidad instalada a nuestra demanda”, dice el directivo.

Le invitamos a seguirnos en la cuenta de Twitter: @Forbes_CA

Medicina tecnológica

Mientras tanto, a kilómetros de ahí, en Venezuela nacía una empresa destinada a atender a los migrantes y sus familias en sus necesidades de servicios de salud. Su nombre es Asistensi.

Andrés González-Silén, Luis Enrique Velásquez Díaz y Armando Baquero Ponte no podían permanecer indiferentes ante la pandemia que enfrenta el mundo. Con una trayectoria de más de 16 años en la atención médica primaria en Latinoamérica, los tres profesionistas decidieron fundar una nueva empresa.

Así fue como nació Asistensi durante febrero de 2020 en Venezuela. La marca ofrece a la población una cobertura para emergencias médicas a través del uso de tecnología, como es el caso de la telemedicina, y lo hace entre los migrantes, quienes pueden adquirir planes de seguros para la atención de emergencias médicas de sus familiares dentro de sus países de origen.

Asistensi brinda planes de seguros con atención médica inmediata, cobertura de hospitalización y cirugía de emergencia.

Su oferta se basa en telemedicina ilimitada (Asistensi s.o.s), con atención médica durante todo el día, entrega de medicamentos para enfermedades agudas, traslados en ambulancias y cobertura de 5,000 o 10,000 dólares para hospitalización y cirugía de emergencia en clínicas privadas.

“A través de Asistensi s.o.s recibimos el aval de la Academia Nacional de Medicina [máximo organismo gremial de la salud en el país] y de la Sociedad Venezolana de Puericultura y Pediatría, por el valor científico de nuestra Plataforma de Telemedicina Digital; lo cual es un apoyo fundamental que nos permite ayudar a más personas”, asegura Andrés Simón González-Silén, presidente ejecutivo y cofundador de Asistensi.

Al teléfono

A través de un servicio vía internet y llamadas telefónicas, la firma intenta atender las necesidades de los pacientes.

Durante estos meses de operación, la empresa reporta que un 94% de las llamadas son atendidas en menos de 20 segundos, 93% de los casos que requieren atención domiciliaria reciben respuesta en menos de 45 minutos, y 80% de los casos que requieren traslado de emergencia se atienden en 30 minutos.

“Estamos muy orgullosos de poder decir que el 100% de los clientes que han tenido que ingresar a un centro de salud por una emergencia, han sido cubiertos en un 100%, quedando demostrado que nuestras coberturas están adaptadas a las necesidades del mercado”, asegura el cofundador de la empresa.

Desde su creación y hasta la fecha, Asistensi s.o.s. ha recibido más de 50,000 solicitudes canalizadas.

“Somos una startup covidian, iniciamos operaciones recientemente en Venezuela y ya contamos con más de 1,000 beneficiarios en el país. Nuestra operación es muy eficiente y orientada a la optimización de recursos a través de un modelo de negocios integral, altamente tecnológico y exportableexplica González Silén.

“Hemos invertido principalmente en tecnología, capacidad operativa, talento y mercadeo para lograr alcanzar nuestros objetivos de largo plazo”, ahonda.

Uno de los principales retos de la empresa es la optimización del uso de los medios digitales para posicionarse entre los migrantes alrededor de todo el mundo.

Adaptarse al cambio

Las empresas no pierden de vista el desarrollo de la pandemia en Europa y Estados Unidos. Los nuevos confinamientos ante el aumento de los contagios encienden los focos de alarma en otras regiones. Para Grupo Hospitalario La Paz es hora de seguir innovando y no bajar la guardia.

Hoy, ya queda abierto sólo un hospital de la compañía para atender a pacientes con Covid-19, aunque se mantienen atentos al desarrollo de la pandemia para adecuar sus capacidades y atender a nuevos convalescientes en sus instalaciones.

“El recurso humano es lo más importante en nuestro hospital. El personal fue realmente quien atendió de primera mano a los pacientes y mostraron formas creativas de sacar una sonrisa”, dice Vásquez.

Mientras tanto, Asistensi prepara su expansión hacia toda América Latina. La compañía cree que el modelo de negocio atiende a una población migrante con características similares, y que ofrece oportunidades.

“La realidad de los migrantes es muy parecida en varios países de Latinoamérica y otras regiones del mundo. Muchos de ellos no tienen soluciones prácticas para cuidar la salud de sus familiares en sus países de origen. Por esto, nuestra misión es ‘hacer de los migrantes los héroes que cuidan la salud de sus seres queridos que se quedan en casa’”, dice González-Silén.

Nada será igual tras esta etapa que han vivido las compañías de salud. Vásquez lo entiende bien y se mantiene atento al presente y el futuro: “Ninguna empresa, persona o país volverá a ser igual después del Covid-19. Ahora somos empresas con estructuras más delgadas, que nos permiten crecer más y adaptarnos con mayor velocidad al cambio”.