EFE.- Sudáfrica decidió cerrar sus fronteras terrestres, mantuvo la prohibición de venta de alcohol y el toque de queda, entre otras medidas, para contener la segunda ola de Covid-19 agravada por la nueva variante más transmisible y hallada allí, la llamada 501.V2, declaró hoy el presidente sudafricano, Cyril Ramaphosa.

“Para reducir la congestión y el alto riesgo de transmisión, el Gabinete ha decidido que los 20 puertos terrestres de entrada que están abiertos actualmente estarán cerrados hasta el 15 de febrero”, dijo Ramaphosa indicando la dificultad de que en ellos se cumplan los requisitos sanitarios de entrada, ya que muchas personas llegan sin la prueba de Covid-19.

Sigue la información sobre la economía y el mundo de los negocios en Forbes Centroamérica

“La pandemia en nuestro país está ahora en su momento más devastador” y “el número de nuevas infecciones, admisiones en hospitales y muertes es mayor ahora que nunca desde que se registró el primer caso en nuestro país en marzo de 2020”, advirtió el mandatario en un discurso a la nación.

Desde el pasado 1 de enero, Sudáfrica ha registrado casi 190,000 nuevos casos de Covid-19, más de 4,600 muertes, y los ingresos hospitalarios son también “mucho más altos ahora que durante la primera ola”.

“Actualmente, hay más de 15.000 personas con Covid-19 en los hospitales de todo el país, lo que supone una carga considerable para los centros de salud, el personal y el equipamiento”, declaró Ramaphosa al señalar que “alrededor de un tercio de todos los pacientes con Covid-19 en los hospitales están con oxígeno”.

Durante su intervención, el presidente sudafricano aludió también a la estrategia de adquirir suficientes vacunas para alcanzar la “inmunidad de rebaño”.

Según señaló, Sudáfrica busca adquirir las vacunas a través del programa Covax, mecanismo internacional creado este verano por la Organización Mundial de la Salud; la iniciativa de vacunación de la Unión Africana y a través de acuerdos bilaterales con los fabricantes de vacunas.

El país austral anunció hace unos días un acuerdo con el Instituto Serum de la India para adquirir 1,5 millones de dosis de la vacuna AstraZeneca antes de que acabe febrero, las cuales serán usadas para inmunizar a sus sanitarios, según el Ministerio de Salud sudafricano.

Sigue la información de la pandemia de coronavirus y su impacto en la economía

Sudáfrica es el país africano más golpeado por la pandemia de coronavirus, con el 40 % de los casos confirmados en el continente, que este sábado superó los 3 millones de casos, con más de 70.000 fallecidos.

El pasado 28 de diciembre, Sudáfrica endureció las medidas por el aumento “masivo” de infecciones ocasionado “en gran medida” por una nueva variante hallada allí, conocida como 501.V2, que se propaga mucho más rápido.

“Esta nueva variante no causa una enfermedad más grave que las variantes originales (…). Pero sí ejerce más presión sobre el sistema de salud porque los casos aumentan muy rápidamente y los hospitales se llenan más rápido”, señaló Ramaphosa.