Por Mirna Gutiérrez
El desempleo a causa de la emergencia sanitaria generará en el sector vivienda incumplimientos en las obligaciones de pago de inquilinos y compradores, por lo que los desarrolladores buscan formas de financiamiento más accesibles para incentivar la compra.

A pesar de ello, en Centroamérica y República Dominicana (CARD) la adquisición de inmuebles residenciales registra un repunte.

Ante dichos incumplimientos es probable que los gobiernos impongan restricciones a las restituciones de inmuebles por incumplimiento de pagos y obliguen a los propietarios a realizar conciliaciones; y las aseguradoras de cánones de renta de edificaciones residenciales se enfrenten a problemas financieros en el corto plazo, explica el reporte Impacto del Covid-19 en el mercado inmobiliario, de la consultora Deloitte.

Mónique Céspedes, partner Centroamérica y el Caribe de 4S Real Estate, dice que el segmento alto ya presentaba una sobreoferta versus su demanda, y la pandemia incrementó este problema, registrando una caída en las ventas de aproximadamente 70%.

Le invitamos a leer: Los retos del sector inmobiliario de Centroamérica

A la baja

Asimismo, se ha registrado una ligera disminución en los precios de inventario ya construido, y se ha optado también por la modalidad de renta con opción a compra, pero el cambio más evidente es en el financiamiento, pues los desarrolladores buscan facilitar la adquisición para evitar procesos engorrosos de la aprobación del banco, así que están ofreciendo planes flexibles y por periodos de 10 a 15 años para el pago del inmueble.

A pesar de este panorama adverso se prevé una mejora en algunos segmentos del sector. De acuerdo con información de Central America Data, en los países de la región, cerca de 4 millones de personas están buscando comprar o rentar una propiedad residencial.

Lo anterior se explica porque hoy la gente está tomando más conciencia de la importancia que tiene su vivienda, acortando sus gastos en otros rubros y dando más valor a otros elementos, comenta Céspedes.

Le invitamos a leer: Inversión extranjera aprovecha el ‘boom’ inmobiliario en Centroamérica

Efecto República Dominicana

Por ejemplo, a partir de mayo en República Dominicana se produjo una reactivación importante del mercado de segunda residencia en zonas de playa como Punta Cana, Bávaro, La Romana, Juan Dolio, Samaná, Jarabacoa y Constanza.

Y de junio a la fecha ha habido un movimiento de compra de dominicanos en el exterior en proyectos residenciales y de segunda vivienda.

En ese proceso se han implementado estrategias de inmobiliarias en asociación con constructores para lograr mejores ofertas en pagos de reserva, precios de feria (exposiciones) y planes de pago más flexibles, explica Claudia Castillo, expresidenta de la Asociación de Agentes y Empresas Inmobiliarias (AEI).

El mercado de CARD ha reconfigurado sus necesidades en las características de los inmuebles y hoy busca lugares más verdes y con mayor esparcimiento, así como complejos que reduzcan la movilidad.

Al respecto, José Ignacio González, director de investigación de mercados de Cushman &Wakefield/AB Advisory, comenta que el sector continuará viendo proyectos de uso mixto que se han popularizado en la última década en Costa Rica, Guatemala y Panamá, porque los inquilinos no tendrán que desplazarse grandes distancias, lo que mejorará su calidad de vida.

Le invitamos a seguirnos en la cuenta de Twitter: @Forbes_CA