Por Fernando Cuervo

Muchos de los planes que teníamos para este año se vieron interrumpidos producto de la agitación con que la hemos vivido los últimos meses y la forma como las empresas hicieron frente a la pandemia que trajo el Covid-19.

Hoy, de cara al 2021, sólo podemos esperar y desear que el año que viene sea mejor en todos los aspectos; pero en cuanto a la ciberseguridad las empresas necesitan estar preparadas ante el posible incremento en el número de ataques y la evolución de los mismos.

Predicciones en ciberseguridad  

Debemos asumir que para el próximo año los ciberataques serán mucho más fuertes y continuos; para responder ante estos retos las organizaciones deberán prestar especial cuidado a las siguientes predicciones en ciberseguridad.

Una vez disminuyan las medidas de aislamientos preventivos, los trabajadores regresarán a la oficina, y traerán consigo sus dispositivos, potencialmente infectados. Los ciberdelincuentes que hayan tenido acceso a estos equipos tendrán la oportunidad perfecta para comprometer sistemas fundamentales de las organizaciones.

Leer: Covid-19, el riesgo de la ciberseguridad

El aumento de las alertas de baja calidad es una debilidad en la ciberseguridad desde hace mucho tiempo, y conscientes de esto, los atacantes se aprovecharán, creando ataques camuflados. Las nuevas formas de malware activarán diferentes incidentes en ciberseguridad, acciones que distraerán a los equipos de seguridad y absorberán sus recursos.

Como parte de la creciente necesidad por disminuir el contacto físico, el uso los códigos QR aumentaron su demanda para ser usados en diferentes momentos por las personas, como puede ser ver el menú en un restaurante o pagar una factura. Un atacante tan sólo necesita propagar su propia versión de QR para infectar a cientos de dispositivos.

Los peligros del ransomware en la cotidianidad  

El negocio del ransomware está en auge y se espera que para 2021 sus ataques se extiendan hasta los empleados. Los equipos de Investigación y Desarrollo tendrán presupuestos más altos, lo cual ocasionará la emisión de nuevas variedades a lo largo del año.

Para el próximo año encontraremos continuos ataques dirigidos a los empleados que tengan acceso a la red de manera remota; por lo que veremos un aumento en el robo de credenciales y la destrucción de estas.

Los proveedores de atención médica, los colegios y las instituciones públicas, entre otros, han sido foco de ataques por parte de los delincuentes; como resultado, la ciberseguridad en estos sectores contará con la atención que requieren para blindar su gestión.

Retos para seguridad informática en las empresas

El año entrante veremos un salto significativo en el avance y la adopción tecnológica en las empresas; las herramientas que cuando fueron creadas no contemplaron la seguridad serán consideradas como obsoletas.

La Inteligencia Artificial está aún lejos de ofrecer soluciones autónomas, por lo que necesariamente requiere de la participación del talento humano, y en 2021, se contará con diferentes opciones que respalden su soporte y faciliten el trabajo.

Le invitamos a seguir nuestra página de Facebook

En medio de presupuestos apretados en ciberseguridad en las empresas, se espera que los CISOs exijan a sus proveedores el cumplimiento de estrictas métricas sobre el desempeño, tiempos de despliegue y valores demostrables en el corto plazo.

Podemos anticipar que para 2021, frecuentemente seremos atacados por los ciberdelincuentes, mientras las personas realicen un pago, hagan una compra o accedan a su información serán vulnerables. Incluso como parte de las consecuencias encontraremos la afectación y caída por varios días de los sistemas.  

*Es director of Product Growth en Lumu Technologies.

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes Centroamérica.