Por Mirna Gutiérrez

El retail es uno de los sectores con mayores afectaciones a causa de las restricciones de movilidad impuestas por los gobiernos.

Para sobrevivir a la crisis, los inmobiliarios tuvieron que flexibilizarse con sus arrendatarios y de cara al futuro deberán continuar con el diseño de proyectos arquitectónicos con espacios abiertos.

Los centros comerciales registran un alto índice de desocupación. Pero los acuerdos registrados han sido de corto plazo y de buena intención por parte de los propietarios para retener a sus inquilinos.

No significan un cambio en los contratos de arrendamiento, expresa Danny Quirós, director de investigación de mercados de Newmark Knight Frank Centroamérica.

A su vez, José Ignacio González, director de investigación de mercados de Cushman &Wakefield/AB Advisory, tiene una lectura distinta.

Desde su punto de vista se han dado negociaciones para cambiar las condiciones originales de los contratos para.

El gran golpe

Por ejemplo, pagar sólo el costo de mantenimiento, en otros casos 50% de la renta, o bien 50% y el resto al finalizar el periodo del contrato.

En el caso de República Dominicana en plazas y locales comerciales se ha retirado una gran parte de marcas, pero otras han surgido aprovechando el momento.

Y se ha registrado una baja de precios de entre 20% y 25% en los alquileres, dice Claudia Castillo, expresidenta de la Asociación de Agentes y Empresas Inmobiliarias (AEI).

En la región centroamericana, el porcentaje de desocupación varía según el tipo de plaza, siendo el más afectado hasta ahora el fashion mall (venta de ropa y artículos de uso personal). Este ha tenido 20% de desocupación y una disminución de 25% en el precio de renta, señalan datos de 4S Real Estate.

De cara al futuro

Los especialistas consideran que para hacer frente a la pandemia los propietarios deberán reinventarse e implementar sistemas para la bioseguridad y el cumplimiento de las medidas de distanciamiento social, además de incluir áreas verdes y espacios al aire libre.

De igual modo, sugieren crear experiencias sensoriales, tendencia que ya venía creciendo con el objetivo de generar más de una relación de compra-venta.

En la región las plazas comerciales están lejos de desaparecer a pesar de la crisis, ya que por la falta de áreas verdes en las principales ciudades, éstas forman parte del esparcimiento de la población.

“Los centros comerciales son y seguirán siendo la extensión espacial de la sociedad y seguirán evolucionando hacia un modelo más orientado al ocio y el entretenimiento”, opina Quirós.