Por Yannick del Ponte Bonilla

Luego de estar meses a prueba y error, implementando procesos de mejora de un día para otro, el 2020 se acabó y es momento de hacer el corte, sacar nuestras las notas y ponerlas en práctica.

La firma CB Insights en la última edición del ranking ‘The Global Unicorn Club’ publicada el pasado diciembre, enlistó más de 70 Fintech alrededor del mundo que han logrado convertirse en “unicornios”, entre estas, cuatro se encuentran en Latinoamérica. El ecosistema Fintech sólo en la región ha recibido inversiones por 8,000 millones de dólares en los últimos años, de acuerdo con al Informe 2020 Latam Fintech de KoreFusion y, Finnovista, contabilizó en el Fintech Radar 2020 un total de 1075 sólo en Brasil, México, Argentina, Colombia y Chile.

Todo indica que para el sector, 2021 será un terreno verde y fértil para capitalizar lo aprendido. Con anterioridad, se mencionaron el refuerzo que las Fintech podrían estar haciendo para aminorar los efectos que ha dejado la pandemia, entre ellos: la inclusión y la educación financiera. Este rubro estará jugando un papel importante en la recuperación económica de la región sobre todo si el panorama muestra un poco de aliento; según el Banco de México la actividad económica en Latinoamérica podría crecer en 3.7 % durante este año.

Sigue la información sobre la economía y el mundo de los negocios en Forbes Centroamérica

Los servicios financieros digitales ya eran una realidad antes de la pandemia, contribuyeron a beneficiar a las personas que solían tener poco acceso a las instituciones financieras tradicionales. El confinamiento aceleró su uso no sólo desde la necesidad sino también desde la precaución sanitaria que requería el distanciamiento social.

Según el IMSS, en México se perdieron un millón 117 mil 584 empleos formales a causa de la pandemia. De los cerca de 152 mil casos reportados positivos por SARS-CoV-2 y que requirieron hospitalización, de acuerdo con la Secretaría de Salud, más de 63 mil tendrán secuelas físicas que los incapacitarán para retornar a sus labores a pesar de la rehabilitación.

Todo indica que, las Fintech son un ecosistema necesario para lograr una recuperación más inclusiva y que brinde opciones para aquellos que, desde varios frentes, han quedado desprotegidos. Dentro del acceso a estos servicios debe considerarse más cobertura territorial; más oferta de productos; mayor alfabetización financiera y digital; además de la infraestructura básica para que esto sea posible: conexión a internet; electricidad y cobertura móvil.

La estrecha relación que tienen los servicios financieros digitales en la estabilización y el crecimiento económico de los países impactan directamente a factores en la población como el bienestar social; emprendimiento; soluciones financieras básicas como préstamos personales para emergencias; tarjetas de crédito; cuentas de ahorro; entre otras más.

Le invitamos a seguir nuestra página de Facebook

Ante este escenario, la educación financiera irá de la mano empujando estrategias que cambien la percepción y fomenten la confianza sobre el uso y manejo de los servicios, dinero digital y de las posibilidades del financiamiento que ofrece este sector a pequeñas empresas.

*Es CEO de ID Finance México.

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes Centroamérica.