Por esto, hoy más que nunca, tener dinero rápidamente accesible es indispensable, pero en medio de tanta inestabilidad económica esto puede llegar a ser bastante complicado, aunque no imposible. Ante esta situación, le traemos 5 consejos para empezar a ahorrar en 2021. 

1.Evite gastos innecesarios 

Eliminar los gastos hormiga es el primer paso para tener unas finanzas sanas. Muchas veces podemos estar dados de alta en suscripciones que no usamos o no necesitamos y que nos generan un gasto automático cada mes. 

Antes de la renovación de una de sus membresías, evalúe si realmente la usa lo suficiente para pagar otro mes, si no es así, cancélelas. 

Resistir el impulso de comprar cosas innecesarias también es importante. En tiempos de pandemia, las redes sociales se han convertido en una herramienta indispensable para mantenernos en contacto, sin embargo también se han vuelto un método para bombardear de anuncios y comprar de manera rápida con un clic.

Evitar la inmediatez y meditar todas sus compras es una manera para reducir esta clase de gastos. 

2.Limite el uso de su tarjeta de crédito

Aunque a veces sea necesario, es recomendable limitar lo más que se pueda el uso de la tarjeta de crédito, pero para aquellas ocasiones en las que sea inevitable, trate de seguir las siguientes recomendaciones: 

-No gaste más de lo que pueda pagar al mes. 

-Siempre pague antes de la fecha de corte para evitar gastos extras.

-Revise cada mes su estado de cuenta y verifique que no haya cobros que no correspondan. 

3.Ahorre

Empiece ahorrando montos pequeños y realistas. Ponga una meta inicial e incrementela cuando la cumpla. Aquí lo que importa es ser constante. 

4.Liquide sus deudas

O por lo menos procure mantenerlas bajo control, eso significa por debajo del 30% de su salario. Planificar sus gastos a futuro también le puede servir para no adquirir nuevas deudas que causen una fuga de importante de dinero. 

5.Abra una cuenta de ahorro 

Esta es una buena forma para hacer crecer su dinero sin necesidad de preocuparse. En una cuenta de ahorro, usted deposita su dinero y elige el porcentaje que desee invertir y el plazo en el que será invertido.

En caso de que lo necesite, puede disponer de sus ahorros en el momento que quiera, aunque el banco puede llegar a cobrar alguna penalización.