En medio de un panorama donde la pandemia de COVID-19 sigue golpeando a todo el mundo, Honduras se destaca como el tercer país que liderará el crecimiento en la región centroamericana, reveló el Banco Mundial (BM), en sus perspectivas globales para este año.

Las proyecciones del Banco Mundial apuntan hacia una recuperación económica esperanzadora, pues el organismo prevé que Honduras tenga un crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) de 3.8 por ciento en 2021, en medio de la reactivación de la actividad económica interna y la recuperación de la inversión y la demanda externa.

En 2020, la economía de Honduras fue la más golpeada de la región. El BM indica que el PIB nacional cayó en -9.7%.

Las economías de Panamá y El Salvador reportan por su parte una caída de -8.1% y 7.2%, respectivamente.

Pero estas mismas economías lideran el crecimiento de Centroamérica en 2021, con 5.1% de Panamá; 4.6% de El Salvador y 3.8% de Honduras, según las nuevas proyecciones del Banco Mundial.

Leer: Panamá arranca vacunación contra la covid con drástica reducción de dosis

A diferencia de los demás países del istmo, Honduras no solo enfrentó el impacto de la emergencia sanitaria por la pandemia de coronavirus, sino que los hondureños también sufrieron los embates de la naturaleza.

El impacto económico que representarán para Honduras en los próximos años los daños sufridos por la infraestructura productiva a causa de las tormentas tropicales Eta y Iota es el más grande en la historia del país.

El reporte de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) presentado al gobierno registra en 46 mil millones de lempiras el impacto de las tormentas; mientras que los daños económicos generados por la pandemia de COVID-19, según las estimaciones del Banco Central de Honduras (BCH) son más 55 mil millones.

Así, el año 2020 dejó al país un impacto de más de 100 mil millones de lempiras en pérdidas.

Todos los países centroamericanos reportan una caída económica significativa debido a las medidas de confinamiento que detuvieron toda actividad económica por varios meses para prevenir la COVID-19.

En el caso de Honduras, tras registrar un golpe a la economía que supera los daños del huracán Mitch en 1998 y de la crisis política de 2009, las proyecciones del último informe del Banco Mundial son un indicio de una recuperación.

La revisión realizada por el Banco Mundial a las economías, publicada a inicios de año, indica que Honduras también tendrá uno de los mayores crecimientos a nivel regional en 2022, con una estimación de 3.9%.

El Banco Mundial destaca que “Honduras posee múltiples fortalezas con el potencial para un crecimiento más rápido y una mayor prosperidad compartida, con su ubicación estratégica, una creciente base industrial, esfuerzos continuos para diversificar sus exportaciones y una población joven y en crecimiento”.

*En alianza con La Tribuna