Por Luis Gonçalves

2020 fue un año como ningún otro. Desde tensiones geopolíticas y desastres naturales hasta una pandemia mundial, las operaciones de muchas empresas se han visto amenazadas. Todo nos recuerda que el futuro es incierto. Pero hay algunas cosas que podemos controlar y, debemos hacerlo, porque dependemos mucho de ellas, incluida la confiabilidad de nuestras cadenas de suministro.

Para mantener el rumbo y responder a las cambiantes demandas, las cadenas de suministro deben ser digitales, de extremo a extremo y basadas en datos. Solo así las empresas pueden optimizar su funcionamiento, reducir la gama de resultados posibles, impulsar una mejor experiencia del cliente. Esto es posible mediante la automatización y el aprovechamiento de la inteligencia artificial (IA) y el aprendizaje automático (AA) para contar con información empresarial crítica.

Digitalizar todo

Operar una cadena de suministro digital de extremo a extremo continúa siendo poco común en muchos sectores. Requiere un enfoque de múltiples frentes que comienza con datos sólidos, se rige por una administración fuerte e incluye la trazabilidad y el control de datos para que las empresas puedan rastrear el linaje de los datos y comprender de dónde provienen.

Estos conocimientos permiten a las empresas no solo reducir costos, identificar riesgos, sino que también tienen un impacto positivo en su mayor prioridad: sus clientes.

Una cadena de suministro digital basada en datos también sienta las bases para la analítica avanzada, resistiendo los efectos dominó de los cambios en cualquier eslabón (ascendiente o descendiente) y, luego, adaptándose para evitar una grave sacudida cuando ocurre un desastre.

Sigue la información sobre la economía y el mundo de los negocios en Forbes Centroamérica

La demanda de este tipo de transformación digital se está volviendo cada vez más evidente a raíz de la pandemia.

Aunque numerosos aspectos de la cadena de suministro están digitalizados, a menudo, las decisiones finales las toma un miembro del equipo que trabaja con hojas de cálculo. Eliminar este proceso manual es el último paso en la digitalización de la cadena de suministro; podría decirse que es una de las cosas más difíciles de hacer y, lamentablemente, muchas empresas aún no han podido lograrlo.

Utilizar IA y AA en cadenas de suministro

La IA puede brindar información, identificar anomalías, proporcionar un mejor pronóstico, aclarar patrones y mejorar el rendimiento. Se puede utilizar la IA para aumentar la calidad de los datos y los resultados comerciales, ya sea que busque planificación y entrega, adquisiciones, fabricación o administración de depósitos.

Los modelos de IA predicen el tiempo estimado de llegada de los envíos. Los detectores de fechas y probabilidad de pedidos pronostican la probabilidad estadística de que un acuerdo sea efectivo, junto con una estimación de la semana en la que podría ocurrir un evento. Esta inteligencia puede ayudar a pronosticar la oferta y la demanda.

Preparándonos para el futuro

La pandemia ha agudizado el enfoque en las cadenas de suministro y ha destacado la importancia de la resiliencia. Se enfatiza la importancia de la transparencia y la necesidad de tomar mejores decisiones utilizando análisis basados ​​en datos. Colectivamente deberíamos dar respuestas más rápidas a través de la automatización, la visibilidad y el análisis predictivo adecuados.

Le invitamos a seguir nuestra página de Facebook

Los líderes digitales deberían poder actuar más rápido que cualquier otra persona, obteniendo una ventaja competitiva y brindando a sus clientes la confiabilidad que merecen. Con una cadena de suministro digital flexible, estas empresas pueden prepararse para eventos sin precedentes mientras sobrellevan mejor las crisis, por lo que no tienen que temer un futuro impredecible.

*Líder de negocios de Dell Technologies para América Latina

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes Centroamérica.