Por Juan Pablo de León Murillo

Las cosas no marchan bien en Latinoamérica y todos los días surgen nuevos retos que me sorprenden. Hace unos minutos leí en mi cuenta de Twitter un mensaje:

“#UltimaHora al menos 3,500 migrantes de #Honduras rompen el cerco militar en el kilómetro 177 en Vado Hondo, en Chiquimula y huyen en carrera continuando su trayecto hacia #México y, después, a #EEUU”

Así es, una nueva caravana migrante cruza la frontera entre Honduras y Guatemala con destino a Estados Unidos pese a las limitaciones migratorias y peligros del viaje. Leo otro tuit con rostro humano que dice: con 28 años de edad, Olga Ramírez y su familia viajan desde Honduras con la esperanza de una vida mejor. El efecto de la pandemia de COVID-19 ha generado un aumento de la pobreza y la desigualdad en todo el mundo, en especial en nuestra zona, y es visible en cada esquina. No hay empleo bien pagado para todos.

Sigue la información sobre la economía y el mundo de los negocios en Forbes Centroamérica

Don Luis Ugalde, cooperativista mexicano, dice que para remediar esta crisis no es necesario cambiar el modelo de un porrazo, lo fundamental es pensar a largo plazo y crear “pequeños oasis de vida y fraternidad” con “fuerza, coraje y lucidez”. Esos oasis son las cooperativas, empresas centradas en las personas, que pertenecen a sus miembros y creadas para dar respuesta a sus necesidades socioeconómicas comunes y una vida mejor. La economía social y solidaria se está consolidando como una realidad de edificar una nueva economía con otras formas de ser y hacer empresa.

Empresas sostenibles

Las cooperativas en acción son administradas por sus dueños (productores, usuarios o trabajadores) y dan prioridad a la justicia y la igualdad. Tienen presencia en varios sectores de la economía: agricultura, pesca, consumo, salud, vivienda, seguros , financiero, industria y servicios. Comparto tres ejemplos:

CoopeVictoria, es una cooperativa agroindustrial con más de 78 años de trabajo solidario en Costa Rica. Sus dueños son los pequeños productores agrícolas de la región y son reconocidos mundialmente por su exquisito café y caña de azúcar. Cuentan con el sello FairTrade, que representa su cumplimiento en criterios sociales, ambientales y económicos. ¡Pura vida!

CACEENP, es una cooperativa de ahorro y crédito en Honduras. Brinda servicios financieros y educativos a más de 30 mil personas en el área de Puerto Cortés. Sus préstamos con tasas justas impulsan a los emprendedores locales, especialmente a mujeres y jóvenes. La tormenta ETA devastó el norte del país en noviembre de 2020 y fueron los primeros en auxiliar a su comunidad en emergencia, además de ofrecer reestructurar líneas de crédito a sus asociados en necesidad.

Le invitamos a seguir nuestra página de Facebook

CONFECOOP, es la Confederación Guatemalteca de Federaciones Cooperativas , la máxima representación del cooperativismo nacional. Afilia a 969 asociaciones, como la Cooperativa Agrícola Integral Chirrepec, reconocida por su Té Chirrepeco (té negro orgánico, Camellia Sinensis). Su liderazgo es reconocido al formar parte del Consejo Económico y Social de Guatemala, un órgano consultivo permanente de los cuerpos del Estado que fomenta el diálogo entre los sectores empresariales del país.

Empleos sostenibles

Quizás cuando leas esta columna, la carava migrante esté por arribar a México y sean noticia mundial.  Quizás si tuvieran un empleo bien pagado en su país de origen no se expondrían al peligro del camino. Hoy las cooperativas crean pequeños oasis de fraternidad en la jungla mercantil de Latinoamérica. Aún falta un largo camino, pero es mejor encender una vela que maldecir la oscuridad (Confucio).

*Es consultor de negocios y emprendedor social.

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes Centroamérica.