X
BREAKING
Bitcoin en El Salvador: Mitos y realidades

Por Uriel Naum Ávila

Es claro que Covid 19 vino a modificar para siempre los tradicionales modelos laborales, y más allá de que en algún momento la mayoría de la población esté vacunada contra este virus, es claro que los esquemas de trabajo y el capital humano será gestionado y valorado de otra forma.

En este entorno, la gran pregunta de las áreas de Capital Humano en las empresas es: ¿hacia dónde van las tendencias en áreas de Recursos Humanos? La pregunta no es menor. De su gestión depende la operación de la organización y de la operación el negocio. Y una cosa más: no olvidemos que todo esto se inserta en el contexto de la Cuarta Revolución Industrial.

“Si bien la automatización desplazará cerca de 85 millones de puestos en los próximos 5 años, traerá consigo 97 millones de nuevos empleos atados a la digitalización en las empresas, que tienen la gran responsabilidad de trabajar de la mano de la tecnología y el talento humano”, comentaba recientemente  Andrea Villamizar Giraldo, CEO de Grupo Soluciones Horizonte (GSH).

Sigue la información sobre la economía y el mundo de los negocios en Forbes Centroamérica

Queda claro que los cambios traerán nuevas oportunidades laborales, pero el desafío está, como lo mencionó la directiva de GHS, en gestionar la transformación y el acceso a capacitación y formación de habilidades. “Por otro lado, la tecnología y automatización impactará a aquellos empleos backoffice en una mayor proporción, pero podrá impulsar aquellos para brindar y garantizar la satisfacción al cliente”.

Bajo un escenario donde la tecnología jugará un papel tan relevante, Andrea Villamizar considera que será el sector TI uno de los que mayor crecimiento tendrán en Latinoamérica. Cargos enfocados en el desarrollo de productos digitales, seguridad de la información, experiencia del usuario UX/UI, responsables de e-commerce y marketing digital marcarán los procesos de búsqueda en las compañías.

No se pude dejar de lado el crecimiento potencial de sectores tan cruciales  en este momento como salud y farmacéutico, sobre todo en términos  de contratación; por el contrario, turismo y entretenimiento seguirán con impactos negativos. “Los cargos comerciales serán vitales y neurálgicos para la recuperación de ventas”.

¿Están preparadas las empresas para la nueva era labora? Lo hemos dicho en este espacio antes, transitar hacia lo digital es más que contar con una página de e-commerce. Sucede lo mismo en los modelos laborales. La transformación va más allá de llevar a cabo reuniones por medio de una plataforma virtual.

“Uno de los grandes paradigmas que se rompen es que el único lugar para trabajar y ser eficientes es la oficina. Se estima que solo 83 % de las empresas durante 2020 logró adaptar el home office, lo que representó una serie de desafíos a los directivos por superar, desde supervisar y contratar de manera remota hasta conocer regulaciones laborales locales que desconocían”, mencionó Andrea Villamizar.

La reinvención de las personas y de las empresas es un requisito indispensable para sobrevivir, laboralmente hablando. Quien no lo haga “se volverá obsoleto, porque se van a demorar en reactivarse los sectores mencionados y, por ende, debemos ser empleables para otros. Hay que fortalecer las habilidades que necesitan las compañías a nivel global, como las habilidades blandas, además de la comunicación oral y verbal, y el manejo del inglés”.

Le invitamos a seguir nuestra página de Facebook

Más que depender de lo que otros nos digan, será importante ser más autónomos, tener criterio para distinguir qué es lo importante de lo urgente, inteligencia emocional, pensamiento analítico, creatividad y ser propositivos para así incorporar la innovación a las compañías y anticiparse a las necesidades de cada sector.

Y en medio de muchas de las decisiones tocará poner en el centro del negocio el bienestar de las personas, de las que trabajan en la organización, pero también de las que son usuarios o están vinculadas de alguna forma con la marca, como los proveedores.

Por supuesto, para esta o cualquier transformación, como bien dice Andrea Villamizar, será necesaria antes que tenga lugar la más importante de las transformaciones, la de los líderes. “Cambian las tendencias de consumo y del consumidor, el softlanding toma mayor relevancia, y el talento es clave para que las compañías estén a la vanguardia. Con esas exigencias, tenemos que ser muy ágiles y competitivos respecto al talento. Pero todo empieza por los líderes y la renovación de las culturas organizacionales”.

*Es periodista de negocios de Latinoamérica y consultor en comunicación corporativa.

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes Centroamérica.