La precariedad laboral que presentan muchos países en Latinoamérica o Centroamérica es bastante más acusada que en otros países de su entorno. De acuerdo con la Organización Internacional del Trabajo (OIT), la informalidad laboral en la región es tal, que a finales de 2018 se estima que había entre 130 y 140 millones de trabajadores latinoamericanos en el sector informal. En este sentido, aunque las tasas de informalidad, respecto a años anteriores, siguen moderándose con el paso del tiempo, así como con el consecuente crecimiento económico que estas economías registran, lo cierto es que esta reducción sigue siendo muy insuficiente, a la vez vemos como el crecimiento económico, por sí solo, no solventa dicha situación.

De acuerdo con la propia OIT, el nivel de informalidad promedio en los países de la región asciende hasta situarse en el 51%; un nivel que el Fondo Monetario Internacional (FMI) sitúa en el 60%. Sin embargo, debemos ser conscientes de que estamos hablando de un nivel de informalidad promedio, pues de analizarse cada país, de forma aislada, el nivel promedio que citábamos, incluso, se queda corto. Así pues, hablamos de la existencia de países que, como Guatemala, presentan una informalidad laboral que asciende hasta situarse en el 73%, u Honduras, donde esta se sitúa por encima del 70%. En otras palabras, países donde ¾ partes de su empleo no está reconocido por el gobierno.

Sigue la información sobre la economía y el mundo de los negocios en Forbes Centroamérica

Incluso midiendo la informalidad laboral sin tener en cuenta al sector primario, sector del que depende ampliamente la economía de la región, y que concentra una gran parte del empleo informal, esta es excesivamente elevada. Y es que la informalidad laboral en Latinoamérica se extiende muy rápidamente por otros sectores como la construcción, la industria, los servicios, entre otros sectores, que ya concentran un gran porcentaje del empleo soportado como empleo informal. Una muestra más de que debemos corregir esta situación, a la vez que el crecimiento económico, por sí solo y como decíamos, no solventa un problema cada vez más estructural en este tipo de economías.

Y es que debemos saber que combatir esta informalidad laboral es una tarea muy necesaria para este tipo de países. Combatir la economía informal traería consigo, no solo una mejora del bienestar de la ciudadanía, sino una mayor capacidad por parte del Estado para hacer frente a situaciones como la que hoy vivimos. Todo ello, en adición a a mayores incentivos para la llegada de IED, entre otros asuntos que se verían beneficiados, como las relaciones comerciales de las que tanto dependen determinados países. Y es que, la desprotección que trae consigo la economía informal, la falta de recursos por parte del Estado para ayudar a la ciudadanía, entre otros asuntos que no han podido abordarse por este problema que hoy resaltamos, han acentuado los problemas que vivían muchas familias, y que hoy están desprotegidas, precisamente, por vivir en esa economía informal tan característica en los países de la región.

Además, debemos saber que no solo hablamos de un problema general, sino que este, a la luz de los datos, afecta a aquellos colectivos más vulnerables. Si atendemos a cómo se presenta la informalidad laboral, así como a los más afectados por esta en los distintos países que integran la región, podemos observar como la informalidad laboral no solo afecta a los países, sino que, de su ciudadanía, son aquellos ciudadanos más vulnerables los más perjudicados. En este sentido, si analizamos el último decil, esto es el grupo de trabajadores de mayores ingresos en América Latina, nos encontramos con que la informalidad es del 30%. Sin embargo, cuando analizamos el primer decil, o sea el grupo de menores ingresos, el empleo informal asciende hasta el 74%.

Le invitamos a seguir nuestra página de Facebook

Si estos datos se cogiesen con el fin de analizar el impacto de esta economía informal en otras variables como la edad, por ejemplo, podríamos observar que únicamente el 40% de los jóvenes en el continente posee un empleo formal, pues el resto, o se encuentra desempleado, o se encuentra empleado en la economía informal. Algo similar a lo que ocurre cuando la variable en la que nos fijamos es la variable de género. Pues, en resumen, hablamos de una situación que, además de afectar, como decíamos, a las distintas economías, el daño registrado se ceba con aquellos que peor lo están pasando.

Como sabemos, constantemente se habla de hacer crecer a estas economías emergentes, con el fin de combatir los elevados niveles de informalidad económica en la región. Sin embargo, el grado de reducción es muy leve, a la vez que, si observamos el crecimiento de las economías en desarrollo, estas han reducido cada vez más el ritmo de crecimiento que mostraban en años previos. Así pues, hoy, el crecimiento de estas economías se ha moderado bastante en relación con las economías desarrolladas. Por ello, y atendiendo a las proyecciones, mientras se esperaba que algunas economías en la región convergiesen con las desarrolladas en un plazo cercano a los 30 años, la moderación de la que hablamos podría hacer que esa convergencia no se diese, con las nuevas proyecciones, hasta dentro de 300 años.

Por esta razón, en definitiva, los datos no solo nos dicen que debemos combatir la situación, sino que, también, no podemos combatirla únicamente con crecimiento económico, especialmente en un escenario en el que este crecimiento se está moderando. Pues debemos saber que, junto a la tarea que representa fortalecer la instituciones en la región, combatir la economía informal conlleva una serie de compromisos, así como políticas combinadas que, junto a la anterior tarea, deben abordar todos los agentes que integran estos países de la región. Al menos si, como suelo decir, su intención es el correcto desarrollo y el progreso económico que tanto dicen perseguir estos países.

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes Centroamérica.