Por Alejandro Flores

El 2020 nos dejó grandes enseñanzas. Una de ellas es que la tecnología no debe ser improvisada, sino que se necesitan estrategias planificadas y alineadas con las necesidades de las organizaciones. En Latinoamérica, las empresas que no pudieron prever soluciones tecnológicas innovadoras dentro de su estrategia de negocio, sufrieron mucho los efectos de la pandemia. Por eso, para el 2021 debemos pensar, planear y ejecutar un plan de trabajo más eficiente y orientado a integrar más tecnología en nuestros procesos de negocio.

Al hablar de reinvención de un negocio, no podemos dejar a un lado dos tecnologías que han sido relevantes en los últimos meses: inteligencia artificial (IA) y automatización robótica de procesos (RPA). De acuerdo con analistas mundiales, en los próximos años estas herramientas crecerán en las empresas hasta un 400%. Por su parte, Gartner pronostica que los ingresos por softwares de RPA alcanzarán los US$1 mil 890 millones en 2021, un aumento del 20% en comparación con el 2020.

Sigue la información sobre la economía y el mundo de los negocios en Forbes Centroamérica

¿Pero qué es y para qué sirve la IA y la RPA? Ambas permiten crear procesos autónomos y repetitivos, con el fin de eficientar procedimientos y mejorar servicios. Al final de cuentas, en las organizaciones eso es lo que buscamos: mayor productividad, reducción de costos y clientes más satisfechos.

Pero esto no significa que la tecnología va a reemplazar el talento humano. Mientras las máquinas realizan con seguridad y eficiencia esas acciones operativas y, en muchos casos, repetitivas, las personas podrán dedicarse a cumplir con los objetivos estratégicos del negocio.

Pensar en ciberseguridad

La seguridad virtual no debe ser vista como un gasto, pues es una inversión necesaria. Recordemos que en el 2020, según un informe de ESET, se registraron hasta 12 mil ataques diarios en Latinoamérica. Y por cifras como estas la ciberseguridad es una de las tecnologías infaltables en cualquier negocio que busca la reinvención digital.

La protección debe ser global: desde las redes y los equipos de la oficina hasta los dispositivos que utilizarán los colaboradores seguirán trabajando desde sus hogares. No se trata solo de instalar un antivirus, sino que se requiere de un proceso planeado, pensado y complejo para crear escudos que protejan a la empresa y a los empleados.

En ese sentido, la ciberseguridad debe plantearse desde tres niveles: preventivo (identificación de amenazas actuales), activo (seguridad monitoreada en todo momento) y proactivo (anticipación ante futuros ataques).

Servicios administrados

Tercerizar servicios de infraestructura tecnológica cada vez se vuelve una necesidad para muchas empresas, ya que estas deben asegurarse de que sus activos están funcionando todo el tiempo. Por ejemplo, la nube y los centros de datos son dos soluciones que permitirán almacenar la información de las organizaciones en un espacio seguro y con disponibilidad 24/7.

Le invitamos a seguir nuestra página de Facebook

Para garantizar que los servicios administrados son confiables, los negocios deben buscar un aliado que cumpla con las siguientes características: alta disponibilidad, certificaciones actualizadas y de alto nivel, sobre todo en el tema de seguridad, y contar con personal técnicamente preparado para administrar, soportar y mantener la infraestructura de cómputo de manera profesional.

Todas estas tecnologías (inteligencia artificial, automatización robótica de procesos, ciberseguridad y servicios administrados) permitirán que cualquier organización y negocio -grande, mediano o pequeño- se reinvente y logre implementar el comercio electrónico con éxito.

*Es experto en  liderazgo organizacional, gestión de proyectos y análisis financiero.

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes Centroamérica.