Por Maritza Milena Hernandez

A pesar de la evolución que hemos vivido, es un hecho que escasean mujeres lideresas en tecnología. El sector tecnológico es un segmento crítico y crucial para nuestro desarrollo y adaptación, en el que nosotras generamos un gran impacto.

Actualmente vivimos una nueva revolución industrial que ha incorporado inteligencia artificial, big data, machine learning, entre otras. A medida que va creciendo el uso de estas tecnologías se va perdiendo un poco de humanidad y nos alejamos de las necesidades básicas. Parte de nuestro desafío está en imprimirle el complemento de visión, empatía y sensibilidad a las soluciones tecnológicas.

No son suficientes los esfuerzos para lograr el derecho a la formación de las mujeres en Latinoamérica; donde el 81% de los hombres lideran este segmento de TI según la OCDE y el esfuerzo que deben hacer las mujeres para ser escuchadas o sus ideas valoradas bajo el principio de igualdad, es mayor. Hay factores diferenciales de los cuales las mujeres nos podemos valer para sobresalir, y quienes tenemos oportunidad de ser parte del cambio debemos ser y dar lo mejor de sí, para la continua y mejor evolución de nuestra sociedad.

Sigue la información sobre la economía y el mundo de los negocios en Forbes Centroamérica

Para aportar de manera positiva y contundente en el sector tecnológico no es necesario ser excepcionalmente brillante, en mi caso, durante el colegio en muchas ocasiones tuve que hacer cursos remediales, pero al pasar del tiempo descubrí que la perseverancia me permitía lograr mis metas; encontré en los retos y debilidades, pasión.

Un recuerdo impactante que tengo, es que cuando compartía mi deseo de estudiar ingeniería electrónica, a menudo recibía el comentario: “es una carrera para hombres”, “es una carrera muy difícil”, lo que representaba para mí un reto, y por tanto se convirtió una de mis mayores fascinaciones; al igual que el automovilismo y éstos me dieron una gran lección: el hecho de ser mujer no me hacía menos capaz de destacarme.

Sin embargo, es cierto, que las ingenierías y en especial la electrónica, no son nada fáciles y la gran mayoría de estudiantes son hombres, además, yo era una persona demasiado tímida; el hecho de preguntar en medio de tantos ‘geeks’ me generaba terror, pero escuchar que alguna materia era casi imposible, era un reto para mí que podía enfrentar. Por momentos olvidaba lo débil que creía que era mi voz y en ocasiones me permitía preguntar sin importar lo básico que fuera mi cuestionamiento. Esto me llevó a mantenerme en una carrera donde más de la mitad de los estudiantes habían desistido en los primeros años. Debo aceptar que no fue nada fácil, pero fui valiente, persistente y encontré que el tono de mi voz no era tan importante como expresarme y tener confianza en mí misma.

He obtenido lecciones a lo largo de mi carrera profesional que mencionaré enseguida, pero una de las más importantes es que compartir conocimiento y socializar las soluciones e ideas, siendo fiel a quién eres, superando esas barreras culturalmente impuestas, te permitirá brillar.

Las lecciones que me sirvieron y que posiblemente te servirán

Uno de los primeros aspectos que debemos tener en cuenta es que somos mujeres y no tenemos que asumir posturas masculinas; tenemos un sentido diferente de ver las cosas, que nos permite imprimirle mayor empatía a lo robotizado, lo que colocará la cereza en el pastel al producto o solución tecnológica que diseñemos.

Todas sentimos temores, temores a estrellarnos a ser criticadas a ser consideradas inferiores, y en ocasiones nosotras mismas nos dejamos llevar por las ideas machistas impuestas por la sociedad, y llegamos a juzgarnos mutuamente demasiado fuerte, por lo que debemos respetarnos y valorarnos; y si recibes comentarios destructivos debes tener calma y tomar solo lo mejor de ellos sin desanimarte, recuerda que en los fracasos y las críticas es donde se encuentran las mejores herramientas del éxito y la pasión hará que las usemos de la mejor manera.

El producto mínimo viable es vital; tengo un lema que es: prueba lo más barato y rápido que puedas. Constantemente te encontrarás con muchas ideas que suenan y se ven increíbles en powerpoint, pero en la realidad, cualquier aspecto puede cambiarlo todo. Empieza de lo más simple a lo más complejo probando una cosa a la vez y perfeccionando cada detalle, esto te ahorrará mucho tiempo y esfuerzo, además te permitirá lograr productos de alta calidad que realmente se utilicen.

Evalúa qué les ha funcionado a otros, pero sobretodo qué no ha funcionado y por qué, allí generalmente está la clave para hacer la diferencia. Los productos deben estar alineados con los objetivos de negocio, con las necesidades del cliente y el mercado, y sobretodo deben generar valor… no te dejes llevar por las modas, no todo necesita una app o estar en la ‘nube’; evalúa con criterio cuál es la mejor tecnología que satisfaga las necesidades de los clientes.

En ciertas áreas de TI hay un alto nivel de arrogancia, todos creemos tener la verdad o la mejor solución, pero por más reciente o genial que sea, siempre puede haber una mejor; tenlo en cuenta también para tus desarrollos y productos, así que debes estar dispuesta a cambiar y a reinventar constantemente. Promueve las integraciones y las automatizaciones en la medida de lo posible.

Piensa en la experiencia del usuario, el producto debe ser claro, sencillo y agradable, acuerdate de que: menos es más.

Olvídate de inventar la rueda; antes de empezar a desarrollar o crear, explora partiendo de lo básico o inicial e incluye nuevas tecnologías, en cualquiera puede estar la clave, puedes usar las existentes, combinarlas u optimizarlas. La innovación muchas veces se trata de esto, así que no te desanimes y considera que existen muchas soluciones en el mercado, pero la tuya será única, encuentra lo que te hace diferente que le puede dar valor al cliente y que la competencia no puede tener.

En el campo de la tecnología y la ingeniería el tema básicamente se trata de resolver problemas de la manera más eficiente posible, pero a veces te encuentras en un laberinto y no ves la luz: date el permiso de reposar tu trabajo y tus ideas, de alguna manera esto permite que tu subconsciente trabaje por ti y te genere nuevas soluciones: busca retroalimentación de otros y encuentra insights en actividades totalmente diferentes.

Tu equipo de trabajo es fundamental, busca diversidad, excelencia y pasión, conoce las habilidades, debilidades, preocupaciones y metas de los seres humanos con quienes trabajas. Pon a disposición metodologías y herramientas que faciliten el trabajo para todos. Guia con el ejemplo, promueve la integración, el networking y las actividades de disrupción y de socialización en tu equipo de trabajo, con clientes y proveedores; estas oportunidades pueden crear soluciones únicas.

Finalmente, y por más que parezca obvio, es necesario decirlo, hay que capacitarse constantemente, y esto aplica para ti y tu equipo. Existen muchas herramientas para esto, también puedes apoyarte en especialistas y foros temáticos.

Nuestra labor nunca concluye

Algunas mujeres como yo tenemos roles de madre y de esposas, contar con el apoyo de tu familia como el de quien está a nuestro lado facilita cumplir las responsabilidades y metas profesionales, así que es importante valorar los que están a nuestro alrededor, o bien empodérate para desenvolverte de igual forma en los roles que has elegido y así alcanzar las aspiraciones profesionales.

Le invitamos a seguir nuestra página de Facebook

Si te es posible apoya otras mujeres que quieran ejercer en la industria; tenemos la misma capacidad de desempeñarnos de forma sobresaliente. Con esto no digo que deberíamos ser igual número de mujeres y hombres en el sector, pienso que debemos crear oportunidades para que cada quien, hombres y mujeres, nos desenvolvamos donde mejor nos sintamos, que lo hagamos por vocación o elección, es allí donde cada quien puede encontrar su lugar, dar lo mejor de sí y trascender.

*Es CTO Taxis Libres

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes Centroamérica.