Tras un 2020 marcado por los efectos de la pandemia de la COVID-19, el 2021 se presenta como una oportunidad para que los gobiernos y el sector privado en la región centroamericana y del Caribe trabajen en conjunto para sentar unas sólidas bases para la reactivación económica y, bajo esa premisa, la integración se ofrece como una vía idónea para alentar el crecimiento a largo plazo.

Esta es una de las conclusiones que nos dejaron los representantes de las cámaras industriales de Nicaragua, Guatemala y República Dominicana que participaron en el panel “Industrias en Transformación”, que moderé este 27 de enero y que fue realizado en el marco del Foro “Forbes Perspectivas. La ruta de la reactivación económica 2021”.

Sin lugar a dudas, el sector privado regional está consciente de la necesidad de transformarse para enfrentar los retos que dejó el año 2020, que también estuvo marcado por una crisis económica global, la inestabilidad política y los efectos devastadores de los huracanes.

Sigue la información sobre la economía y el mundo de los negocios en Forbes Centroamérica

Eduardo Girón, presidente de la Cámara de Industria de Guatemala, expresó en el panel que el 2020 fue “un momento muy complejo” al tiempo que valoró que los retos que ha planteado la pandemia han impulsado una evolución, como lo demuestra el florecimiento del e-commerce en la región.

Como lo indicó Girón, la relación entre el sector privado y los gobiernos son un elemento clave para el desarrollo y, por supuesto, para fortalecer la integración regional, no solo en materia de circulación de personas y aduanera, sino en lo económico, especialmente en la producción industrial.

Lo anterior será posible con un fomento de la inversión, especialmente en la construcción de una infraestructura logística que permita promover el intercambio comercial, como lo apuntó otro de los invitados del panel, Marcos Pierson, presidente de la Cámara de Industria de Nicaragua.

Atraer la inversión, tanto foránea como local, para llevar adelante esa reconstrucción de las infraestructuras solo será posible en un marco de estabilidad institucional, así como en el trabajo coordinado con los sectores privados.

Por su parte, Celso Marranzini, presidente de la Asociación de Industrias de República Dominicana, reiteró que este 2021 es “un año de transición” y resaltó que las nuevas autoridades de su país han puesto el énfasis en el fortalecimiento institucional para atraer inversiones.

Le invitamos a seguir nuestra página de Facebook

Los tres líderes gremiales pusieron el acento en dos elementos: el trabajo conjunto de los gobiernos y los empresarios, por una parte, y el compromiso de los privados para adaptarse a un marco competitivo cambiante y profundamente exigente.

Los gobiernos tienen la responsabilidad de establecer las bases institucionales que fomenten la inversión privada, lo cual a largo plazo implicará un incremento de los ingresos fiscales y repercutirá sobre el empleo y el ingreso familiar, mientras que los privados deben entender la importancia de la apertura para competir en entornos regionales.

Así como el mundo se está adaptando a una “nueva normalidad” en materia sanitaria, los actores económicos tienen la obligación de hacer los deberes y avanzar en pos de la transformación para atender la demanda de consumidores y usuarios, al tiempo que garantizan la supervivencia y crecimiento en el largo plazo.

A mi juicio, la revolución tecnológica 4.0 brinda herramientas para que tanto el sector público como el empresariado afronten el reto que implica trabajar bajo un nuevo paradigma de integración, que tome en cuenta las sinergias y fortalezas de los sectores productivos en los países y genere crecimiento, que se traducirá en una mejor calidad de vida para los ciudadanos de la región.

Actividades como el Foro “Forbes Perspectivas” son una oportunidad para intercambiar ideas y pensar hacia el ámbito regional, además de dar a conocer a diversos actores económicos que han superado con buena nota los retos de los años recientes. Agradezco a los organizadores por su invitación para formar parte de este evento.

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes Centroamérica.