Por Natiana Gándara de Prensa Libre

A dos años de vigencia de la Ley de Fortalecimiento al Emprendimiento únicamente se han inscrito 40 Sociedades de Emprendimiento (SE), 17 en el 2019 y 23 en el 2020, según datos del Registro Mercantil.

La baja cifra es reflejo de la falta de incentivos para que más emprendedores opten por esa figura, sumado a la falta de información y asesoría por parte del Ministerio de Economía, consideró David Casasola, analista económico y miembro del equipo Global Entrepreneurship Monitor (GEM) para Guatemala.

El que ahora exista una figura adicional que es la SE no es un incentivo suficiente para que muchos de los emprendedores que llevan años de operar sin registrarse ahora lo hagan, resaltó el analista.

Casasola planteó que hay más elementos que alinear para que los emprendedores que ya existen sin necesidad de registrarse tengan los incentivos de hacerlo y puedan aprovechar las ventajas de la formalidad.

José Rivas, presidente de la Asociación de Emprendedores de Guatemala (Asegua), informó que han recibido quejas constantes de los emprendedores porque la plataforma del Registro Mercantil no permite desde junio del año pasado completar el registro de una SE.

La postura de Asegua es que la figura podría ser una buena herramienta de formalización para los emprendedores, pero no ha sido aprovechada por las autoridades del Ministerio de Economía y el Registro Mercantil no ha hecho correcciones técnicas en su plataforma que impiden completar el procedimiento.

“Algunos requisitos son complicados pero superables con asesoría, de momento, no hay ningún tipo de asesoría para la creación de una SE y eso hace que muchos emprendedores no puedan completar el proceso”, resaltó Rivas.

Lejos de la realidad

Sin embargo, el total de 40 SE no refleja la cantidad de emprendedores emergentes que desean formalizar su situación, y tampoco refleja el espíritu emprendedor e interés que existe en mencionada figura legal, más bien revela una serie de errores en el proceso que hacen que optar por una SE sea todo un desafío, manifestó Henry Vicente, director y fundador de Emprende 502, organización que brinda asesoría y capacitación a emprendedores de todo el país.

Sigue la información sobre la economía y el mundo de los negocios en Forbes Centroamérica

Según resultados del décimo reporte para Guatemala del Monitor Global de Emprendimiento 2019-2020, que fue presentado el año pasado por la Universidad Francisco Marroquín (UFM), a través del Centro de Emprendimiento Kirzner en Guatemala existen 2.7 millones de emprendedores, la mayoría de los negocios que se desarrollan son de baja escala, y 7 de cada 10 negocios pertenecen al sector consumo.

Esa última característica de los modelos de negocios es lo que ha impedido que más emprendedores se registren bajo esa figura, porque encierra el objeto, es decir, el modelo de negocio debe encuadrar en un tema de innovación que se aleja de la realidad de la mayoría de negocios en el país, afirmó Johann Hartleben, socio de la firma Legalsa.

El abogado consideró que hay otros aspectos que desincentivan a los emprendedores a registrarse como la publicación de los estados de resultados anuales, dado que es un tema sensible por temas de seguridad.

Otra desmotivación que Hartleben ha observado es que la administración de la SE recae en una sola persona, cuando son varios socios los involucrados, y no permite formar un Consejo de Administración, por lo tanto, se pierde el control.

Le invitamos a seguir nuestra página de Facebook

Por último, solo se pueden realizar aportaciones dinerarias y no en especie, por ejemplo, si alguno de los socios tiene una cartera de clientes, una marca ya establecida o un software, la SE no permite recibirlo.

“Estos son aspectos que hemos observado y que hacen al emprendedor inclinarse por otro tipo de sociedades más tradicionales y flexibles”, afirmó Hartleben.

Lizzie Britz, encargada de la división de apoyo a emprendedores en Legalsa enfatizó que es necesario enfocarse en las causas que impiden el buen funcionamiento de la SE.

Por lo tanto, las autoridades deberían considerar tropicalizarlo a lo que el ecosistema emprendedor necesita, porque al encerrar el objeto no permite ser flexible, y sería lamentable que se convierta en una ley inaplicable.

Proceso está vigente

José Flamenco, Registrador Mercantil General de la República de Guatemala afirmó que la opción de SE sigue estando disponible dentro de los trámites que puede hacer el usuario en Minegocio.gt.

Según explicó el registrador el interesado debe llenar el formulario respectivo, contar con firma electrónica avanzada de cada uno de los socios, haber obtenido la autorización de uso de denominación, entre otros, así como cargar los documentos que se requieren acompañar.

Sin embargo, Flamenco reconoció que algunos usuarios no cumplen con los requisitos y dejan a medias su solicitud.

Modificar reglamento

En opinión de Vicente de Emprende502 la acción más rápida y efectiva sería trabajar en la modificación del reglamento de la ley, por ejemplo, como el Artículo 33 que deja fuera de esta figura legal a muchos emprendedores.   La modificación o ampliación de un artículo como este, haría que las SE fueran alcanzables para más emprendedores.

También, el Artículo 9 se relaciona a los factores de innovación en un emprendimiento tales cómo innovaciones en productos, procesos, mercadeo o tipos de organización.

Hartleben enfatizó que la ley “pareciera” que no está funcionando y consideró que en dos años de vigencia ya se han detectado varios problemas que la hacen “poco atractiva” y es necesario hacer modificaciones para simplificar los trámites.

“Es importante que estos procesos no sean políticos, no sean la bandera de un diputado, sino que sea la bandera de los emprendedores y de las asociaciones que las conforman, es decir, que se incluyan órganos técnicos y de personas que conocen cómo debería funcionar”, resaltó el socio de Legalsa.

*En alianza en Prensa Libre