Tras su experiencia de 25 años dentro de Citibank Honduras, Reina I. Mejía Chacón tiene claro que una de sus misiones dentro del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) será buscar mejores condiciones de crédito para la mujer en la región y cerrar la brecha de financiamiento entre ambos sexos.

“Cuando se invierte un dólar en la mujer se invierte en la sociedad para salud, educación y alimentación”, señala la nueva vicepresidenta Ejecutiva del BID a Forbes Centroamérica.

Desde su perspectiva, la exbanquera puntualiza que las microempresarias tienen muy poco acceso al crédito respecto a un hombre, por lo que desde el BID quiere cerrar esa brecha y así lograr una recuperación de las economías.

Descarga gratis la edición impresa de Forbes Centroamérica

Para Mejía Chacón hay un dato muy alarmante como la brecha de financiamiento en América Latina, que es la más grande del mundo, debido a que está se ubica en 85,000 millones de dólares (mdd) anuales.

Uno de los esfuerzos para cerrar esta brecha es la alianza que firmó el BID con la Agencia Francesa de Desarrollo y el Foro Económico Mundial para aplicar aceleradores para la paridad de género en varios países de la región como Panamá y Costa Rica. Además, Mejía Chacón explicó que estas colaboraciones son de tipo público-privadas.

“Trabajamos en poder entrenar y operar con recursos para poder ir cerrando la brecha”, destaca Reina Mejía.

Empresas informales son encabezadas por mujeres

La vicepresidenta Ejecutiva del BID indica que más del 70% de las empresas informales son lideradas por mujeres, por lo que las condiciones para que ellas accedan a los créditos es importante.

Sin importar el género, uno de los principales retos para las microempresas es la informalidad, debido a que en muchos sectores económicos esta situación se observa. Esto es relevante porque la informalidad creció 4% pasando del 58% al 62%, previo y durante la pandemia del COVID-19.

Le invitamos a seguir nuestra página de Facebook

“Nosotros buscamos presentar las virtudes de trabajar en la formalidad, pero es una situación que cuesta a las microempresas que no son formales. Al explicarles que si están en la formalidad pueden tener acceso a nuevas líneas de financiamiento, asesorías y poder tener contacto con las cadenas de valor de las empresas trasnacionales”, explica Reina Mejía.

La informalidad es un reto que hay en toda Latinoamérica, el BID desde su parte busca apoyar a los países de la región mediante su brazo financiero que es el BID Invest para impulsar a clientes del sector privado, destaca.