Reuters .- La Casa Blanca se ha puesto en contacto con empresas de redes sociales como Facebook, Twitter y Google, de Alphabet Inc, para tomar medidas drásticas contra la desinformación ante el COVID-19 y obtener ayuda para evitar que se vuelva viral, dijo un funcionario de alto rango del gobierno.

El presidente, Joe Biden, que se ha apresurado a frenar la pandemia desde que asumió el cargo, ha hecho de la vacunación de los estadounidenses una de sus prioridades y calificó la medida como “un esfuerzo en tiempos de guerra”. Pero abordar el miedo público a vacunarse se ha convertido en un obstáculo importante para el Gobierno.

Desde el inicio de la pandemia, han aumentado los llamados de los legisladores pidiendo a las empresas que aborden la propagación de información errónea sobre el COVID-19 en sus plataformas.

La comunicación directa de la Casa Blanca con las empresas para enfrentar la desinformación no se había reportado previamente. El jefe de gabinete de Biden, Ron Klain, había dicho anteriormente que el gobierno intentará trabajar con Silicon Valley sobre el tema.

“La desinformación que causa dudas sobre las vacunas será un gran obstáculo para que todos se vacunen y no hay actores más importantes en eso que las plataformas de redes sociales“, dijo la fuente, que tiene conocimiento directo de los esfuerzos de la Casa Blanca.

“Estamos hablando con ellos (…) para que comprendan la importancia de la información errónea y la desinformación y cómo pueden deshacerse de ella rápidamente”.

Leer también: Todos los virus del mundo caben en una lata de refresco: matemático británico

El gobierno de Biden está tratando de asegurarse especialmente de que ese material “no comience a ser tendencia en tales plataformas y se convierta en un movimiento más amplio”, dijo la fuente.

La fuente citó el ejemplo de las protestas contra las vacunas en el Dodger Stadium en Los Ángeles a principios de febrero y dijo que la Casa Blanca quiere evitar que eventos como ese vuelvan a ocurrir.

La protesta, organizada en Facebook a través de una página que promueve afirmaciones desmentidas sobre la pandemia del coronavirus, las mascarillas y las inmunizaciones, bloqueó brevemente el acceso público al estadio, uno de los sitios de vacunación más grandes del país, donde las autoridades de salud están administrando más de 8,000 vacunas al día.

El evento ilustró hasta qué punto las plataformas de redes sociales se han convertido en una herramienta de organización fundamental para movimientos como la campaña contra las vacunas, que difunden información errónea y desinformación.

Un número creciente de activistas contra las vacunas, animados por su mayor influencia en redes sociales, han ayudado al movimiento a ganar fuerza en Estados Unidos.

Un informe del Centro para la Lucha contra el Odio Digital (CCDH, por sus siglas en inglés) en julio de 2020 encontró que las cuentas de redes sociales en poder de antivacunas han aumentado sus seguidores en al menos 7 a 8 millones de personas desde 2019.

Las empresas se han comprometido en repetidas ocasiones a deshacerse de dicho material en sus plataformas, pero persisten demoras en sus esfuerzos para aplicar las acciones.

El jueves, el senador Richard Blumenthal criticó a las plataformas en un tuit por publicar anuncios que, según él, financian y promueven “teorías de la conspiración peligrosas, desinformación sobre el COVID-19 y propaganda extranjera maligna”.

Le invitamos a seguir nuestra página de Facebook.

Una portavoz de Facebook dijo que la compañía se acercó a la Casa Blanca para ofrecer “cualquier ayuda que podamos brindar” y recientemente anunció una nueva política para eliminar informaciones falsas sobre vacunas y el COVID-19, junto con páginas, grupos y cuentas que difunden repetidamente dicho material.

Un portavoz de Twitter dijo que la compañía está “en comunicación regular con la Casa Blanca sobre una serie de cuestiones críticas, incluida la desinformación sobre el COVID-19″.

Google, de Alphabet Inc, no comentó sobre la comunicación con la Casa Blanca, sino que señaló un blog de la empresa y cómo detiene la desinformación.

La fuente dijo que las empresas “se mostraron receptivas” mientras se comunicaban con la Casa Blanca. “Pero es demasiado pronto para decir si se traduce o no en una disminución de la difusión de las informaciones falsas”.

Habrá más detalles sobre cómo la Casa Blanca está interactuando con las empresas de redes sociales sobre este tema en los “próximos diez días”, agregó la fuente.