EFE .- Las autoridades de Costa Rica informaron este lunes de la flexibilización de medidas restrictivas debido a la disminución de casos confirmados, hospitalizados y mortalidad por COVID-19, y anunció que la vacuna será obligatoria para los funcionarios del sector salud.

El ministro de Salud, Daniel Salas, indicó en conferencia de prensa que la disminución de casos reportados en el último mes, que aún las autoridades no han podido identificar a qué se debe, permite variar las medidas de restricción impuestas por el Gobierno.

“Los momentos epidemiológicos que estamos viviendo permiten tomar ciertas medidas, pero lo cierto es que no debemos malinterpretar que podamos flexibilizar algunas actividades. Esto no significa que la pandemia ya se acabó”, afirmó Salas.

Entre las nuevas medidas se encuentra la eliminación de la restricción a la circulación de vehículos por número de placa los fines de semana a partir del 1 de marzo, y la extensión una hora del horario permitido de circulación de lunes a domingo, que ahora será de las 5.00 a las 23.00 horas.

Te invitamos a leer: Costa Rica inicia la desescalada de camas para COVID-19 y afina vacunación

Durante el mes de marzo, se mantiene el horario de las playas, en las cuales la gente podrá estar entre las 5:00 y las 18:00 horas.

Además, se amplía por un mes adicional la restricción de ingreso por fronteras terrestres para extranjeros no residentes.

Por su parte, la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) reveló que disminuirá paulatinamente las camas para pacientes COVID-19. Sin embargo, esta disminución podría ser temporal si ocurre un aumento en casos.

“Estas camas serán usadas por pacientes que tengan procedimientos pendientes como gastroscopías o intervenciones que requieran internamientos que han tenido que ser pospuestos. Queremos aprovechar este periodo de disminución de casos, que podría ser transitorio”, explicó el gerente médico de la CCSS, Mario Ruiz.

VACUNACIÓN OBLIGATORIA

La Comisión Nacional de Vacunación y Epidemiología aprobó la obligatoriedad para aplicar la vacuna contra COVID-19 en los funcionarios del Ministerio de Salud, la Caja Costarricense de Seguro Social, servicios privados de salud y personal de atención directa del Instituto Nacional de Seguros.

El ministro de salud añadió que a los funcionarios que no quieran aplicarse la vacuna se les abrirá un proceso y pueden llegar incluso a ser despedidos. Datos de la CCSS indican que a la fecha hay 374 funcionarios que se han negado a recibir la vacuna contra COVID-19.

Le invitamos a seguirnos en la cuenta de Twitter.

La obligatoriedad de la vacunación será en función de la disponibilidad de las vacunas y está fundamentada en que debe ser aplicada a personal que atiende directa o indirectamente pacientes COVID-19 o personas de alto riesgo para enfermar y morir, entre otros cumplimientos.

Datos oficiales indican que Costa Rica suma un total de 202,674 casos confirmados por COVID-19, 172,280 personas se han recuperado y 2,782 han fallecido. Este lunes de forma simultánea hay 268 pacientes hospitalizados, de ellos 140 se encuentran en unidades cuidados intensivos.

Según los datos oficiales, 44,021 personas han recibido las dos dosis que completan el esquema.