La plataforma de aprendizaje Udemy compartió tres técnicas infalibles para aumentar la productividad durante el teletrabajo, situación que trajo consigo una necesidad de adaptación para muchos trabajadores durante la pandemia.

La concentración, la priorización de actividades y la organización son conceptos fundamentales para ejecutar cualquiera de las estrategias expuestas. Éstas tienen el fin de construir un itinerario efectivo para solventar las distintas tareas que deban ejecutarse:

MoSCoW

Esta fue diseñada para la jerarquización de actividades durante la realización de un proyecto o jornada laboral. Para definir el orden de importancia se utilizan los siguientes criterios:

Must: Debo hacerlo, por lo tanto es inaplazable.

Should: Debería hacerlo, es necesario realizarlo.

Could: Podría hacerlo, es deseable ejecutarlo.

Wont: No debo hacerlo, por ende, invertir tiempo en esta acción acarrearía cierto impacto en la rutina.

Pros: Es un trabajo sencillo y es ideal cuando se cuentan con tareas diferentes.

Es recomendable el uso de esta técnica cuando no se efectuarán tareas similares, repetitivas o con diferenciación real.

Te invitamos a leer: Microsoft lanza Viva, su plataforma para un home office con aprendizaje y bienestar

Pomodoro

Esta teoría es factible para la organización de distintas actividades con un tiempo de 25 a 40 minutos cada una, con el fin de no permitir la concentración hasta que finalice el periodo asignado. Una vez que éste se de por terminado, se puede tomar un descanso de 10 minutos.

Algunas de las recomendaciones brindadas por Nestor son: Levantarse de la silla, salir de la habitación y realizar alguna diligencia que facilite la distracción.

La ventaja de esta técnica es el aumento de la concentración que se emite hacia cada una de las tareas cronometradas, impidiendo así la intromisión de ciertos distractores. Sin embargo, no es apta para gente a la que le es difícil abandonar sus labores porque al reanudarlas no podrá enfocarse.

Horario biológico

Dicha estrategia implica conocer de manera intuitiva los momentos en que uno se siente con mayor disposición para trabajar.

“Literal, esta técnica funciona cuando las personas se sienten de mejor ánimo o disposición física y mental. Por ejemplo, hay trabajadores nocturnos, aquellos que prefieren levantarse a trabajar muy temprano por la mañana, o activarse tras una siesta después de comer”, señaló Nestor.

Para proceder con esta técnica, recomienda que solo se retome para tareas que no son repetitivas. Éstas pueden dejarse para el final de la jornada o bien, en el instante de mayor concentración y buen ánimo. Una de sus mayores ventajas es que se reduce el estrés, puesto que se requiere de buena actitud para culminar cada faena.

Nestor, también recomendó algunas aplicaciones como Seek y I miss the office para simular el sonido de la oficina, tener paneles con fotografías de los compañeros, y demás instrumentos que contrarresten la añoranza por el lugar de trabajo.

Le invitamos a seguirnos en la cuenta de Twitter.